BT Game - шаблон joomla Joomla
Iniciar sesión Registro

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Create an account

Fields marked with an asterisk (*) are required.
OPINIÓN

La etnoeducación en Colombia, su retraso afila el puñal de la extinción cultural

 

“La etnoeducación es un pañito de agua tibia que se creó el Gobierno Nacional para amortiguar el atropello que venían pasando los pueblos indígenas”

En el país se ha venido adelantando la formación de etnolingüística a partir de 1984 y no por iniciativa propia del Gobierno, quien debería ser el más interesado en la conservación y divulgación de las 68 lenguas indígenas, y dos criollas pervivientes que tiene Colombia, sino que ha sido a través del apoyo del gobierno francés quien con un equipo de investigadores lingüistas del Center National de la Recherche Scientifique (CNRS), dieron inicio al Departamento de Antropología en la Universidad de los Andes, quien accedió en convenio para dar apertura al programa de Maestría en Etnolingüística.

Han sido cuatro promociones hasta la fecha, en la que se han titulado como especializados en las lenguas indígenas de Colombia, 47 investigadores, entre ellos 33 no indígenas y 11 perteneciente a ellas, como también un afrocolombiano y 2 extranjeros, quienes en su gran mayoría están respaldando procesos académicos etnoeducativos en comunidades indígenas u organizaciones que respaldan y fomentan la conservación y divulgación de las 64 lenguas, que están inmersas entre los 102 pueblos indígenas identificados en el país.

Esta cifra bien demuestra el poco interés que se tiene respecto al tema, exceptuando por supuesto a quienes con las uñas, han estado adelantando su formación en cuanto a la etnolingüística como la etnoeducación, por lo que bien me refiero al Gobierno Nacional quien, aunque si ha hecho esfuerzos estos no pueden catalogarse como suficientes mas sí, tímidos, por no decir que paupérrimos, lo que ha permitido que se dilate éste proceso, el cual pareciera no le interesara por la ineficacia y lentitud en el desarrollo del tema de vital importancia para las comunidades indígenas. Si bien uno de los derechos fundamentales es la educación, se puede llegar a pensar entonces dada las circunstancias, que se está haciendo una exclusión con respecto a los indígenas, a quienes se les han venido imponiendo una cosmovisión ajena, sobrellevando así, una educación alejada de su realidad y que va desintegrando el tejido étnico, siendo el gobierno el causal de la extinción cultural, quien ahora intenta ineficazmente resolver la problemática que ha causado.  

La licenciada en etnoeducación de la Universidad de la Guajira, Alemnis Amaya Arias asegura que: “La etnoeducación es un pañito de agua tibia que se creó el Gobierno Nacional para amortiguar el atropello que venían pasando los pueblos indígenas. Se tiene un currículo en el sistema educativo que no tiene nada que ver con los pueblos indígenas, de igual manera nosotros sabemos que existen unas cosas para el mundo que no son cambiantes pero deseamos que la educación se haga de acuerdo a su cultura, pues los indígenas tenemos la concepción que la educación es para la vida en la vida, es decir nos formamos desde que nacemos para enfrentarnos a una cotidianidad que nos presenta dificultades, las cuales resolveremos de acuerdo a la educación que tengamos”.

En junio del2014, los pueblos indígenas nombraron una comisión técnica, en la que se delegaron diferentes voceros que tuvieran que ver con la docencia y se trasladaron a la ciudad de Bogotá, donde lograron firmar el decreto 1953, en el que junto con el Ministerio de Educación Nacional se llegó al acuerdo de crear el Sistema de Educación de Indígena Propio (SEIP). Lo que dio pie al desarrollo de una educación diseñada a la cultura singular de los pueblos indígenas, que bien es muy diferente a otras poblaciones como la de los Afrodescendientes, Raizales o el Pueblo Rom, por lo que el trato, el abordaje debe ser particular, diferente y no estar dentro de la amalgama de las mal llamadas minorías, en donde se incurría en un error al tratarla a todas por igual.

En un estudio adelantado bajo la coordinación del etnolingüística vasco-franco-colombiano Jon Landaburu, se hicieron hallazgos importantes en cuanto a la manera en como los indígenas perciben la incursión del castellano y la cosmovisión occidental en sus comunidades, como también la importancia de su lengua. El diagnóstico arrojó hallazgos que son importantes exponer y analizar. Entre los encuestados se llegó a establecer que en los 13 pueblos (90 mil personas) en los que se realizó el estudio un 67,7%, expresó hablar y entender su propia lengua y por otra parte un 54,1% dijo comprender el castellano.

Estos resultados reafirman una vez más la importancia que tiene la etnoeducación y el Sistema de Educación de Indígena Propio, para fomentar la protección, preservación, difusión y fortalecimiento, de las costumbres como lenguas de las diferentes etnias que son un patrimonio cultural desprotegido al límite del menosprecio. Es por tanto que el cambio de estructura educativa deje de ser generalizada y se acomode a las realidades, no siendo impositiva, para de esta manera no llegar a apuñalar la cultura, que ya de tanto desangrarse está a punto de la extinción y quien le ha herido, es el mismo que ahora quiere curar sus heridas.

Periodísta: Juan David López

 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Siginificamos

significamos.jpg

Pauta aquí

pauta.jpg

Indicadores Económicos

Integrado por AppLab.in

ACATISEMA

Asociacion