La JEP no acepta el sometimiento y excluye de la jurisdicción a Miguel Ángel Melchor Mejía Múnera, alias ‘el mellizo’, líder del ‘clan de los mellizos’

La JEP no acepta el sometimiento y excluye de la jurisdicción a Miguel Ángel Melchor Mejía Múnera, alias ‘el mellizo’, líder del ‘clan de los mellizos’

La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas argumentó que no ostenta la calidad de tercero ante la JEP para que la jurisdicción asuma competencia en su caso.

La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas (SDSJ) de la JEP decidió no aceptar el sometimiento y excluir de la competencia de la Jurisdicción Especial para la Paz a Miguel Ángel Melchor Mejía Múnera, alias ‘El Mellizo’, reconocido narcotraficante, quien junto con su hermano Víctor Manuel, lideró el denominado ‘Clan de Los Mellizos’, organización criminal dedicada al tráfico de estupefacientes desde finales de los 80 y durante cerca de 25 años.

La SDSJ decidió no aceptar su sometimiento y excluirlo de la Jurisdicción al considerar que Mejía Múnera “no ostenta la calidad de tercero para que (la JEP) asuma competencia respecto de las innumerables conductas cometidas como narcotraficante y que se le endilgan en la justicia penal ordinaria”. Y agregó que no es menos importante que, como eventual compareciente voluntario, realizara un aporte temprano a la verdad mediante la presentación de un escrito de Compromiso Claro Concreto y Programado (CCCP) “serio, respaldado en documentación sólida, con explicaciones profundas sobre la verdad que pretendía aportar y sobre los roles asumidos en su periplo delincuencial (…), lo cual no hizo, manteniendo así una conducta contumaz frente a lo ordenado por la magistratura”.

Este es el comunicado oficial de la JEP

76.Comunicado 076 de 2022

En contra suya se siguen más de 70 investigaciones y procesos penales ante la justicia penal ordinaria que estarían relacionados con la comisión de delitos de desaparición forzada, desplazamiento forzado, reclutamiento ilícito, homicidios, secuestro simple y extorsivo y concierto para delinquir, entre otras graves conductas.

Mejía Múnera pagó a las las Autodefensas Unidas de Colombia para adquirir como ‘franquicia’ el ‘Bloque Vencedores de Arauca’, buscando así evitar la extradición a Estados Unidos. Como supuesto comandante paramilitar de dicho bloque logró desmovilizarse beneficiándose de la Ley 975 de 2005 ante Justicia y Paz, situación que fue esclarecida en su momento por el Tribunal Superior de Bogotá de dicha jurisdicción y confirmada por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, al establecer tal situación y excluirlo de la jurisdicción transicional.

En tal sentido, y encontrándose aún privado de la libertad en Estados Unidos, a donde finalmente fue extraditado en 2009, intentó someter su situación jurídica ante la JEP.

Como consecuencia de lo decidido, la SDSJ ordenó que continúen las investigaciones y procesos penales seguidos en su contra ante la justicia penal ordinaria.

Estos son los nuevos funcionarios nombrados por el presidente electo Gustavo Petro: voto de confianza a las comunidades indígenas

Estos son los nuevos funcionarios nombrados por el presidente electo Gustavo Petro: voto de confianza a las comunidades indígenas

El presidente electo Gustavo Petro, quien asumirá el cargo el próximo 7 de agosto, sorprendió este martes a propios y extraños con el anuncio de otras tres personas que harán parte del Gobierno entrante, todas de origen indígena.

La primera de ellas es Leonor Zalabata, la nueva embajadora de Colombia ante la Naciones Unidas, en Nueva York. Es una lideresa Arhuaca, conocida por su lucha por la preservación de la Sierra Nevada de Santa Marta y los resguardos de las comunidades indígenas.

«Mi formación y mi dedicación a los derechos humanos es de base, desde los territorios, desde el pueblo arhuaco, donde las comunidades indígenas y autoridades hemos tratado siempre de un diálogo que nos permita la paz», comentó en Blu Radio.

«Los pueblos indígenas hemos logrado en la historia de los estados permanecer, lo que nos ha llevado a estar en muchos espacios globales, en este caso, la Organización de las Naciones Unidas. Nos ha dado la oportunidad de hacer parte de estos organismos», agregó.

Por su parte, el otro anuncio importante fue la designación de María Patricia Tobón, excomisionada de la Verdad, quien será la nueva directora de la Unidad de Víctimas. Esto debido a su vasto conocimiento de la necesidad de las víctimas por su dignificación.

Ella ha documentado la vulneración de los derechos humanos en territorios indígenas, afectados por el conflicto, así como los esquemas arraigados de discriminación contra los pueblos étnicos.

Y el último de los sonados nombramientos recayó sobre Giovani Yule, líder de la comunidad indígena Nasa, quien será el director de la Unidad de Restitución de Tierras.

Yule es un reconocido activista de las protestas sociales del año pasado, en especial, en Cali y ha sido uno de los líderes que más ha insistido en que se judicialicen a los responsables de los homicidios de 160 indígenas ocurrido durante este gobierno.

Según cifras de Indepaz, desde 2016, un total de 269 líderes indígenas han muerto asesinados en Colombia, de los cuales 242 después de la firma del acuerdo de paz.

Opinión: siguen reclutando y los reclutadores continúan impunes

Opinión: siguen reclutando y los reclutadores continúan impunes

Santos y los defensores del adefesio de La Habana nos dijeron insistentemente que el acuerdo serviría para ponerle punto final al reclutamiento forzado de menores y que, además, los responsables de ese crimen de lesa humanidad por fin serían sancionados. Todo resultó siendo falso.

Vamos a cumplir seis años de la firma y no hay un solo miembro de las Farc involucrado en el reclutamiento de menores que haya recibido una sanción por parte de la JEP, tribunal que no me cansaré de señalar como un lavadero de impunidades.

La cifra es espeluznante. Entre diciembre de 2016 y el pasado mes de marzo, 470 niños han sido arrancados de sus hogares para ser llevados a los campamentos de los grupos ilegales. La mayoría de ellos han sido reclutados por las tales “disidencias” de las Farc: 32%.

Y digamos desde ya que el número real de casos es mucho mayor. Para las autoridades, es evidente que muchísimos padres se han abstenido de denunciar el reclutamiento de sus hijos por temor a las retaliaciones por parte de la estructura armada que se los llevó.

El departamento que más casos registra es Antioquia. Le siguen Chocó, Norte de Santander, Valle, Cauca, Arauca, Caquetá, Bolívar, Nariño y Putumayo.

La situación es tan dramática, que hay casos confirmados de niños indígenas, pertenecientes a las comunidades Embera Katío y Wounaan, que se han suicidado para evitar el reclutamiento.

Las Farc han sido una banda que de manera sistemática y generalizada han reclutado menores. Para Fevcol, organización que goza de la mayor respetabilidad, en Colombia ha habido alrededor de 40 mil casos de niños reclutados forzosamente.

La JEP, bastante condescendiente con las Farc, estima que esa guerrilla es la responsable de alrededor de 6.200 casos. En el estudio adelantado por el ‘Centro Nacional de Memoria Histórica’, la cifra es casi 3 veces más alta, pues se determinó la existencia de poco menos de 17 mil casos entre los años 1958 y 2016.

Lo que es innegable es que esa guerrilla no ha observado el menor interés de suspender la comisión de ese crimen atroz. Mientras se adelantaban las negociaciones de La Habana, la fiscalía general estableció que 1458 niños fueron reclutados por los hombres al mando de alias ‘Timochenko’.

¿Se acuerdan cuándo se adelantaban las negociaciones de paz y las Farc, a través del hoy fugitivo ‘Iván Márquez’ aseguraron que solamente tenían 13 niños en sus filas y que ellos no estaban reclutados sino protegidos por ellos, como si la guerrilla no fuera una organización terrorista sino una guardería?

La realidad de ese flagelo es cada vez más dolorosa y me duele tener que decirlo, pero no veo por parte de las autoridades competentes un compromiso real para hacerle frente a esta tragedia humanitaria.

Ahora, cuando estoy a pocas semanas de culminar mi paso por el Congreso de la República, debo decir que me siento orgullosa de haber podido sacar adelante el proyecto de ley que fortaleció el castigo penal contra quienes recluten menores de edad, imponiendo condenas de hasta 23 años de cárcel.

Seguiré luchando por los derechos de los menores, por lograr que Colombia sea un país sin niños reclutados y porque los máximos responsables de ese delito, como son los cabecillas de las Farc, sean efectivamente castigados. Tarde o temprano la justicia penal internacional tendrá que tomar cartas en ese asunto.

Ese es mi compromiso. 

Opinión: un mes definitivo

Opinión: un mes definitivo

Entramos en la recta final de la campaña presidencial. A finales de mayo tendremos que concurrir a las urnas con el fin de decidir cuál será el futuro de nuestro país.

Son estas unas elecciones definitivas en las que está en juego la subsistencia de los principios republicanos que hemos forjado con muchísimo esfuerzo a lo largo de los últimos doscientos años de independencia.

Los cantos de la sirena socialista han atraído a muchísimos colombianos que se disponen a votar por Gustavo Petro cuya victoria sería una absoluta desgracia para el país. La política debe hacerse con juicio, rigor, disciplina y argumentos.

Llevamos años demostrando razonadamente la inconveniencia de las propuestas petristas y, a pesar de ello, aún hay quienes insisten en endosar su respaldo a ellas.

No obstante, son más los colombianos que no están dispuestos a permitir que su libertad sea depositada en las manos de un individuo abiertamente irrespetuoso de las reglas democráticas, que no respeta el disenso, que maltrata a sus opositores, que agrede el honor de la Fuerza Pública.

Que persigue a la propiedad privada, que propone un modelo intervencionista, que maltrata a la libertad de prensa y expresión, que estimula el accionar de estructuras delincuenciales como la Primera Línea.

Que se rodea de políticos involucrados en actos de corrupción, que impulsó el retorno de la temible Piedad Córdoba al Congreso de la República, que aplaude el matoneo a través de las redes sociales, que miente sistemáticamente…

Me quedaría horas y horas haciendo el listado de las barbaridades relacionadas con Gustavo Petro. 

Esta es una campaña compleja, que se adelanta en medio de un clima hostil generado por la izquierda que irresponsablemente se ha encargado de llenar de odio a millones de colombianos, la mayoría jóvenes.

Muchos seguidores del pacto histórico ven a estas elecciones como una confrontación definitiva, como si se tratara de una batalla final, cuando no es así. La confrontación electoral implica garantizar el respeto hacia las tendencias que sean derrotadas.

Quien gane unas elecciones tiene el deber de gobernar para todos, sin perseguir ni aplastar a sus contrincantes, como se anuncia sucederá en un eventual gobierno petrista.

Ahí vemos a abogados cercanos a Petro, que aspiran a dirigir la Fiscalía General de la Nación, amenazando con órdenes de captura a través de redes sociales, actitud deleznable que tiene un apestoso olor estalinista.

Este es un llamado desde el fondo de mi corazón para que hagamos el esfuerzo de dejar a un lado las emociones y las pasiones para darle cabida a la razón y al sano juicio.

Pensemos en lo mucho que nos ha costado construir esta bella patria, en las elevadas cuotas de dolor que millones de colombianos hemos tenido que asumir en aras de la libertad. Reflexionemos con cabeza fría porque en nuestras manos está el garantizar que en cuatro años haya unas elecciones libres.

Desde el mismo instante en que Óscar Iván Zuluaga declinó su aspiración presidencial, anuncié mi respaldo decidido a la campaña de ‘Fico’ Gutiérrez, un hombre admirable que gobernó con lujo de competencias a la ciudad de Medellín.

Fue un alcalde excepcional que dio sobradas muestras de destreza y de capacidad administrativa. Su transparencia y honradez son prenda de garantía de que su gobierno no solo estará alejado de los corruptos que viven de la savia de la República, sino que habrá una lucha frontal contra aquellos que se enriquecen fabulosamente a costa del erario.

El llamado es, entonces, para que todos, en la medida de nuestras posibilidades, nos metamos de lleno en esta campaña sin caer en la trampa que nos intentan poner algunos agresivos seguidores de Gustavo Petro consistente en desviar la atención de lo fundamental.

Pasemos de largo frente a los agravios e insultos y concentrémonos en la difusión, a través de todos los canales a nuestra disposición, del estupendo programa de gobierno que ‘Fico’ nos está proponiendo a todos los colombianos.

*Por: Margarita Restrepo, representante a la Cámara.

Equidad de género en el sector empresarial

Equidad de género en el sector empresarial

La equidad de género y el rol de la mujer en la construcción de país componen el tema central de la edición 275 de la Revista A que ya está en circulación. En esta publicación se hace un diagnóstico, desde diferentes frentes, sobre los avances de este tema a nivel empresarial, los retos de cara a la pandemia y los proyectos en los que participa la ANDI con el fin de promover el cierre de las brechas de género en el país.

“En la ANDI estamos convencidos de la importancia de promover la equidad de género, la diversidad y la inclusión en el sector empresarial. Es por esto que desde hace tres años hemos impulsado iniciativas, proyectos, estrategias y comités para que dichos temas sean una prioridad en los diferentes sectores de la economía y las regiones de Colombia”, señaló Bruce Mac Master, presidente del gremio en el editorial de la publicación.

Adicionalmente, en el marco de la implementación del Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19, los directivos de la Cámara de la Industria Farmacéutica y de la Gerencia de Transporte Logística e Infraestructura, hicieron un análisis sobre los aportes de cada uno de sus sectores en la consecución de este importante objetivo para el país.

Dentro de la edición de 75 páginas también se realizó un homenaje a diez empresarios y líderes que fallecieron en los últimos meses, cuya actividad fue determinante en el desarrollo económico y social del país y de sus regiones. Ellos son: Roberto Junguito, Carlos Holmes Trujillo, José Douer, Alfredo Hoyos Mazuera, Roberto Silva, Guillermo Valencia, Andrés Hoyos, Juan Manuel Sabogal, Álvaro del Castillo y Julio Roberto Gómez.

La ANDI también presenta su estrategia a 2025, enfocada en la reactivación económica, el crecimiento a corto plazo, la competitividad, el capitalismo consciente y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).