Un Cambio Institucional

Un Cambio Institucional

Por: Diego Rosero
Periodista

Hay momentos en la historia, en que la institucionalidad tiene que sufrir variaciones para acompasarse a los cambios que van surgiendo con el tiempo.

En la tercera década del siglo XXI, muchas son las cosas que han cambiado dramáticamente pero los colombianos, en especial, no hemos adoptado esas transformaciones que aparecen de una manera vertiginosa.

La educación, en todos sus niveles, sigue siendo la misma que se reformó en 1980, sin que se avance en los grandes propósitos. Quedamos estancados repitiendo hasta la saciedad el mismo caduco pensum educativo.

Lo que está pasando en Colombia es un reflejo de lo que quieren los muchachos de hoy.

Esa institucionalidad, que defendemos en una generación que va de paso, no es la misma de los muchachos de este tiempo, con mayores conocimientos que se adquieren por fuera del sistema educativo, por los avances que a diario nos dejan las TIC’s, que permiten que hasta los niños miren el futuro con temor, pues ellos acceden más fácil que su papá o su abuelo, a las herramientas tecnológicas que están a su alcance.

El problema que no ha podido superar, por ejemplo, la institucionalidad es lo que pasa en Cali, donde el 57% de la población vive en la informalidad o el rebusque y eso, con el tiempo, se convirtió en una bomba de tiempo, como la que en este momento explota en la capital vallecaucana.

Esto no es de percepción política y de la confrontación que vivimos a diario entre izquierda o derecha, sino de respuestas a la población que se «mamo» de cargar una pesada cruz sin tener esperanza en un cambio.

Tal vez nosotros, como periodistas, tenemos asegurado el diario vivir y desde esa óptica miramos de manera diferente lo que pasa con nuestros vecinos.

Allá fuera pasa otra cosa y es, en pocas palabras, terrible.

El pueblo, un solo bando

El pueblo, un solo bando

Por: William Vianney Solano
Periodista y Defensor de Derechos Humanos

Considero una mente muy infantil el hecho de creer que lo que sucede con el paro en Colombia es una guerra entre buenos y malos, no lo creo; lo que sí creo es que acá todos lo estamos haciendo mal e incluso hasta para hacer el bien, debemos saberlo hacer para que no quede mal hecho. Todos estamos fallando en esta gran oportunidad, sobre todo los que ya no les importa el paro.

A los jóvenes que iniciaron todas estas manifestaciones y que todavía continúan en las bases de la resistencia, los han dejado solos y ha sido por muchos motivos, primero porque como el país está polarizado, del bando de allá, infiltraron las protestas sanas y las vandalizaron, para poder luego justificar un ataque; no se puede olvidar las escenas del ESMAD atacando solo a las marchas, pero a los que se entraban en las entidades bancarias, o supermercados, nunca les llegó el ESMAD o la policía, casual o no, los antimotines estaban ocupados persiguiendo gente buena.

Muchas cosas maravillosas tienen nuestros jóvenes y una de ellas es la defensa de sus ideales cueste lo que les cueste. Los muchachos de la resistencia se hacen matar primero que rendirse, por eso lograron superar la acción violenta de los antidisturbios, incluso, en más de una ocasión, reprendían a saboteadores de la marcha o castigaban severamente a quien aprovechaba las circunstancias para robar. Como esos obstáculos han sido superados, ahora llegan los de la camiseta blanca, que no son otra cosa que una especie de fuerza armada clasista apoyada por una élite, hablan de orar para que suene bonito, pero detrás de ellos incluso políticos reconocidos las promueven, esa era, además de señalarlos como vándalos por cerrar vías, los señalan de culpables de la falta de productos o desabastecimiento. También a los manifestantes los han señalados de ser manipulados por fuerzas de izquierda o grupos guerrilleros, como si nuestros jóvenes fueran cabezas huecas o idiotas útiles que comen cuento así de fácil; por no comer cuento es que nuestra muchachada está protestando en las calles.

Y mientras tanto el país se desangra, murieron Lucas Villa y Daniel Alejandro Zapata, manifestantes que habían resultado heridos en las protestas registradas el pasado 5 de mayo en Pereira, Risaralda y el 1° de mayo en Bogotá, respectivamente.

Mientras tanto en otra parte de la geografía colombiana, fue atacada con arma de fuego por un grupo armado no identificado, una patrulla de la Policía en zona rural de Sotará, Cauca, lo que generó un combate que no dejó víctimas. Tres vehículos de la policía fueron quemados por los atacantes.

Y el caos también llegó al norte del País, allí se presentó un combate entre dos grupos armados no identificados, esto fue en zona rural del corregimiento Banco de Arena en Cúcuta, Norte de Santander. 20 familias se desplazaron forzadamente

Entre tanto en Bogotá, en el portal Américas, se presentaron enfrentamientos entre manifestantes y la fuerza pública, además de ello, por una movilización se encuentran sin servicio el portal Suba y tres estaciones más de esa troncal del sistema de transporte masivo Transmilenio. Allí en la capital del país, fue amenazada Jennifer Pedraza, vocera de la Asociación Colombiana de Representantes de Educación Superior, en Bogotá. Las amenazas ocurrieron mediante mensajes de texto.

También en Bogotá, se presenta un bloqueo en la avenida Primero de mayo con carrera décima que afecta la movilidad sobre ese sector de la troncal décima y a su turno en Cali, se presentaron enfrentamientos entre manifestantes y la fuerza pública en la glorieta de Siloé y la Portada al Mar, en los que resultaron heridas al menos 20 personas. En Cali persisten al menos 18 bloqueos viales.

Los muchachos ahora los malos son ellos, los culpan del desabastecimiento, los señalan de tener vínculos con grupos de terroristas y sistemáticamente los irán desapareciendo.

Será su exterminio ante los ojos del mundo, una pregunta, ¿dónde están llevando a los desaparecidos?

El presidente de la Cámara de Representantes, Germán Blanco, proporcionará la facilidad de generar espacios de dialogo frente a la crisis que vive Colombia

El presidente de la Cámara de Representantes, Germán Blanco, proporcionará la facilidad de generar espacios de dialogo frente a la crisis que vive Colombia

Aprobada por la plenaria de la Cámara de Representantes y de cara a la situación que se vive en el país, en el cual la ciudadanía lleva diez días manifestándose en las calles de las diferentes ciudades capitales del país, la Corporación priorizará en su agenda legislativa durante una semana, facilitar espacios de dialogo que permitan avanzar en temas centrales priorizando y preservando la vida, y el bienestar de los colombianos.

Es por esto que el Congreso de la República al ser un foro y escenario democrático debe asumir y contemplar espacios que permitan la participación de los ciudadanos para el libro desarrollo de conversaciones que permitan conjurar esta crisis.

En ese sentido, la actividad legislativa debe ser encaminada y proyectar el objetivo de solidificar un puente de comunicación entre la sociedad civil, el Gobierno Nacional, los diferentes organismos de control, y demás actores de esta coyuntura para que desde la escucha sincera, y empática se direccionen hacia la concordia desde las bases de la democracia.

La Plenaria de la Cámara de Representantes se reunirá el próximo lunes 10 de mayo de 2021 a las 2 pm, en sesión abierta, para que se dé inicio con la correspondiente agenda de trabajo que permita organizar estos espacios de dialogo de todos los actores.

Gobierno abre espacio, con toda la institucionalidad del país, para escuchar a la ciudadanía y construir soluciones

Gobierno abre espacio, con toda la institucionalidad del país, para escuchar a la ciudadanía y construir soluciones

El Presidente Iván Duque Márquez convocó este martes al país a un espacio de diálogo “con todas las instituciones, los partidos políticos, el sector privado, gobernadores, alcaldes y líderes de la sociedad civil, motivados por el servicio a la ciudadanía”, con el fin de rechazar la violencia, acelerar la vacunación masiva y garantizar la continuidad de los programas sociales y la protección de los más vulnerables.

En una declaración a los colombianos, el Jefe de Estado indicó que su deber “es el de convocar al país para rechazar la violencia, promover y acelerar el Plan Nacional de Vacunación, alcanzar la reactivación, proteger a los más vulnerables, mantener sólidas las finanzas públicas y edificar un país que tenga como principio la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición”.

Para ello, añadió, “quiero anunciar que instalaremos un espacio para escuchar a la ciudadanía y construir soluciones, orientado a estos propósitos, en los cuales no deben mediar diferencias ideológicas sino nuestro más profundo patriotismo”.

El objetivo, indicó el Mandatario, es el de “garantizar la continuidad de los programas sociales”, lo mismo que, “repotenciar la reactivación económica de las ciudades, de los departamentos, de los municipios, desarrollando iniciativas adicionales para generar más empleos para nuestra juventud, las mujeres y la población informal”.

Por lo tanto, manifestó que los resultados de ese espacio “se traducirán en iniciativas que podamos articular rápidamente Gobierno Nacional y gobiernos locales”.

Los funcionarios se desplazarán a la ciudad de Cali, tomarán las medidas de acompañamiento necesarias para seguir protegiendo derechos fundamentales de la ciudadanía y articularán la respuesta del Estado a la situación que viven la ciudad y el Valle del Cauca, incluido el abastecimiento de alimentos y servicios públicos.

“Como Presidente, he estado siempre abierto al diálogo, a escuchar y a actuar, como lo hemos hecho siempre, alcanzando resultados normativos y de acción ejecutiva. Con los alcaldes y gobernadores construiremos espacios para escuchar y trabajar con nuestros jóvenes, incluyendo el proceso de elección de los Consejos de Juventud, para que tengan una institucionalidad representativa donde expresen su voz y construyan a las políticas públicas”, sostuvo.

Reunión con las instituciones

De manera paralela, Duque sostendrá una reunión con toda la institucionalidad del país, la cual incluye a las altas la cortes, los organismos de control, la Fiscalía, los presidentes del Senado y la Cámara, representantes de la sociedad civil, los gobernadores, alcaldes, asociaciones del sector privado y las juntas de acción comunal, para que “empecemos esta defensa clara de los valores que debemos tener siempre como colombianos”.

En ese sentido, dijo, “a través del diálogo se llega más rápido a las metas comunes”.

“Nosotros, hoy más que nunca, debemos tener claro que en nuestras manos están las oportunidades para cambiar el destino de nuestra nación, en favor de quienes han sido más afectados por esta pandemia”, dijo el Presidente

Comisión de paz del Senado piden retirar militares de las ciudades

Comisión de paz del Senado piden retirar militares de las ciudades

La misión de la Comisión de paz es evitar nuevas violencias por eso solicitaron al presidente Duque no militarizar la crisis y a los alcaldes locales no utilizar ese recurso.

La Comisión de paz también solicitó a la Comisión Interamericana de DDHH acompañar el cumplimiento de la carta democrática y el derecho a la protesta pacífica en Colombia. “Estigmatizar y reprimir la protesta social legítima solo exacerba la crisis, no resuelve nada y al contrario puede abrir escenarios de incontrolables violencias y de crítica desinstitucionalización”.

De otro lado, señalaron que los colombianos han marchado en su inmensa mayoría de manera pacífica ejerciendo su derecho constitucional a la protesta, por lo que responder a los ciudadanos enviando tropas a las calles empeoraría la crítica situación en las ciudades colombianas. Igualmente, en el comunicado dicen que «Los gobiernos legítimos dialogan, no reprimen, hemos pedido también a la CIDH (Comisión Interamericana De Derechos Humanos) él acompañamiento al cumplimiento de la carta democrática y el derecho a la protesta pacífica en Colombia».

La misión de la Comisión de Paz insiste en que es importante evitar nuevas violencias, por lo que es importante no militarizar y que los Alcaldes de las ciudades capitales no utilicen este recurso; y por el contrario garanticen la protesta pacífica, la vida y la seguridad de los ciudadanos.