Como una forma de brindar  protección a los estudiantes, maestros y escuelas en contextos de conflicto armado el país toma la decisión de adherirse.

Este hecho fue anunciado por la Viceministra Laura Gil en el Salón Bolívar del Palacio de San Carlos, frente a un grupo de niños, niñas y jóvenes de tres colegios distritales de Bogotá, y decenas de personas conectadas vía streaming.

A partir de este momento, Colombia se convierte en el país número 116 en adherirse a esta Declaración, siete años después de haber sido promovida por la Alianza Global para la Reducción del Riesgo de Desastres y Resiliencia en el Sector de la Educación (GADRRRES por sus siglas en inglés), desde la sociedad civil, así como por el Reino de Noruega y la República Argentina.

Con la pregunta ¿En qué consiste una escuela segura?, Miguel Ángel Pimiento, un joven de 17 años, estudiante del colegio ‘Los Alpes’, abrió el conversatorio sobre la Declaración de Escuelas Seguras, al cual fueron invitados el ministro de Defensa Nacional, Iván Velásquez; el viceministro de Defensa Nacional para las Políticas de Defensa y Seguridad, Rafael Lara Losada; la secretaria de Educación del Distrito, Edna Bonilla Sebá, y la viceministra de Asuntos Multilaterales, Laura Gil.

“Lo que queremos es que las niñas, los niños y los adolescentes estén en el centro de la paz total, que sean ellos y ellas constructores de paz y para que eso se pueda lograr tenemos que garantizarles un entorno protector; un entorno donde no sean reclutados, donde los colegios no sean rodeados de minas, donde los actores armados no penetren; y además de eso, construir un espacio de diálogo. (…) Que sus voces sean escuchadas por quienes hacemos política pública.” Fue la respuesta de la Viceministra a este primer interrogante.

“Vamos a actualizarnos en seguir asumiendo con fuerza, con decisión, como un país que, de acuerdo con el programa de gobierno, Colombia potencia mundial de la vida, tiene que reivindicar siempre la vida. Las escuelas no pueden ser territorio de conflicto, la Fuerza Pública tiene que asumir ese compromiso, ese respeto por esos espacios educativos. Resaltar que las escuelas son territorios de paz”, respondió el Ministro de Defensa, Iván Velásquez, a la pregunta: ¿Cómo la adhesión a esta declaración beneficia a los niñas, niños y adolescentes del país, sobre todo a quienes viven en zonas de conflicto?

Por su parte, el viceministro para las Políticas de Defensa y Seguridad, Alberto Lara Losada, se refirió a las acciones que se han emprendido para hacer las escuelas más seguras. Al respecto mencionó que “nos comprometemos a desarrollar un proceso de pedagogía, formación de educación en Derechos Humanos, así como el proceso educativo de las Fuerzas Militares”.

Al cierre del conversatorio y en un ejercicio de visualización cotidiana, la Secretaría de Educación del Distrito, Edna Bonilla Sebá, habló de la importancia para el país de comprometerse con las niñas, niños y jóvenes en la transformación de la escuela como territorio de paz: «Debemos escucharnos para construir una paz total, de la mano de las niñas y los niños y, así, potenciar su voz».
En este encuentro también participaron el Embajador del Reino de Noruega en Colombia, el Embajador de la República Argentina, delegados del Ministerio de Educación Nacional, funcionarios de la Secretaría de Educación Distrital de Bogotá, organizaciones internacionales y estudiantes de los colegios distritales ‘Los Alpes’, ‘Nueva Roma’ y ‘Altamira’.

La Declaración sobre Escuelas Seguras es instrumento político a través del cual los Estados reconocen los distintos obstáculos que afectan a la educación durante los conflictos armados y formulan compromisos para mejorar la protección brindada a los estudiantes, el personal y los establecimientos educativos.

Con Colombia serían 116 los países que se han adherido a la Declaración sobre Escuelas Seguras, la cual permanece abierta para suscribir.
Si bien en el año 2018 el Estado colombiano ya había participado en la Segunda Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras que tuvo lugar en Buenos Aires, y había sido invitada por la Misión Permanente de Nigeria a la Cuarta Conferencia Internacional sobre la Declaración de Escuelas Seguras celebrada en Abuja (Nigeria) en 2021, hasta hoy se dio este importante paso para la protección de entornos educativos en ambientes de conflicto.

El colegio Los Alpes, ubicado en la localidad de San Cristóbal en Bogotá, ha puesto en marcha una estrategia pedagógica que busca hacer de la escuela un territorio de paz, a través de la resignificación de espacios y contextos, y la construcción de relaciones de confianza y reconocimiento con la comunidad.

En línea con esta propuesta, este colegio hace parte de varias iniciativas de la Secretaría de Educación, como:

El Programa ‘Entornos Educativos Protectores y Confiables’ (ECO) para la construcción de redes que fortalezcan la relación escuela-territorio.
La estrategia Justicia Escolar Restaurativa para posicionar la paz como derecho y la restauración como fundamento de la reconciliación desde la escuela.

Programa Niñas y Niños Educan Adultos, el cual se enmarca en una política social que busca promover que niñas y niños se apropien de sus derechos, participen de manera activa en el desarrollo social y ejerzan con libertad y capacidad su ciudadanía.

Con estas iniciativas se resalta la labor de la educación en la formación de sociedad pacíficas y la necesidad de generar mecanismos y estrategias suficientes para garantizar su protección de cualquier ataque o acto violento en contextos de conflicto.