Colombia moviliza equipos y ayuda humanitaria a Honduras

Colombia moviliza equipos y ayuda humanitaria a Honduras

En el marco de la cooperación internacional y de la asistencia humanitaria, hoy el Gobierno de Colombia envió a la República de Honduras el primero de dos vuelos de la Fuerza Aérea Colombiana, con un núcleo del Sistema de Rescate y Respuesta en Salud de la Defensa Civil Colombiana, para apoyar a los damnificados que dejó a su paso por ese país el ciclón ETA.

El Ministerio de Relaciones Exteriores trabajó de forma mancomunada con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), como líder y coordinador del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD), con la finalidad de articular una oferta y entregar la ayuda humanitaria a Honduras.

La aeronave C-130 Hércules de la Fuerza Aérea Colombiana, que partió hoy desde el Comando Aéreo de Transporte Militar, CATAM, transportará hasta la ciudad de San Pedro Sula este equipo de vanguardia adquirido recientemente por el Gobierno nacional para fortalecer las capacidades de la Defensa Civil Colombiana, el cual cuenta con alojamiento para 100 pacientes de baja complejidad, 1 sala de pequeños procedimientos, 1 cabina especial para pacientes con sospecha de COVID y 1 Puesto de Mando Unificado, totalmente autónomo en servicios de agua, electricidad y comunicaciones.

En total serán llevadas hasta el país centroamericano 11,5 toneladas entre carga y el personal de la Defensa Civil Colombiana, compuesto por 12 funcionarios y 26 voluntarios; entre ellos médicos, auxiliares de enfermería, asistentes pre hospitalarios, una sicóloga y un binomio de búsqueda y rescate.

Además, en un segundo vuelo de la Fuerza Aérea Colombiana que se realizará el jueves, se transportarán 3 botes de rescate y 1 vehículo todo terreno.

La Fuerza Aérea Colombiana también dispuso del envío de un helicóptero Black Hawk para realizar operaciones de búsqueda y rescate en Honduras, así como de un avión Casa C-295 que viajará a Panamá por tres días, para apoyar a ese país en el transporte de carga humanitaria.

El equipo de respuesta y todo el personal partió de Bogotá después de un acto protocolario donde participaron el Director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y Desastres, el Viceministro de Defensa para amén GSED delegados de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Salud y Protección Social, el Director de la Defensa Civil y la Embajada de Honduras en Bogotá. A su llegada en San Pedro Sula, la delegación, encabezada por los Directores Generales de la UNGRD y la Defensa Civil Colombiana, hará la entrega formal de la ayuda mediante la firma de un acta protocolaria con los representantes homólogos del Gobierno hondureño.

Según la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), alrededor de 1,8 millones de personas resultaron afectadas por las inundaciones en Honduras. Varias regiones siguen incomunicadas por la ruptura de carreteras y puentes. Uno de los sectores más afectados en la zona norte de Honduras es el que abarca la ciudad de La Lima, cercana a San Pedro Sula, donde todos sus habitantes, más de 100.000, fueron afectados.

Prosperidad Social inicia búsqueda de beneficiarios que no han cobrado Ingreso Solidario en Cundinamarca

Prosperidad Social inicia búsqueda de beneficiarios que no han cobrado Ingreso Solidario en Cundinamarca

Con una campaña liderada por Prosperidad Social, que, conforme al decreto legislativo 812 de 2020, es ahora la entidad encargada de la administración y operación de los programas de transferencias monetarias no condicionadas como Ingreso Solidario, se busca encontrar a los más de 29 mil potenciales beneficiarios en Cundinamarca que no han cobrado los pagos.

Ingreso Solidario es un apoyo económico del Gobierno nacional a hogares en condición de pobreza, pobreza extrema y vulnerabilidad económica, cuyo fin es mitigar en esa población los impactos derivados de la emergencia causada por el Covid-19.

La jefe de la oficina de gestión regional de Prosperidad Social, Brasilia Romero Sinisterra, explicó que la campaña para ubicar a esta población es liderada por la entidad a través de las 35 directores regionales, en compañía de los alcaldes, personeros, juntas de acción comunal, líderes sociales y madres líderes del programa de Familias en Acción que organizarán en los municipios, brigadas de búsqueda de las personas que no han podido cobrar el incentivo del programa y se les brindará orientación amplia y suficiente para que lo puedan recibir a través de los diferentes mecanismos y canales que está estableciendo la entidad.

Por su parte, el director regional Ricardo Antonio Giraldo informó que en total son 29.926 potenciales beneficiarios en Cundinamarca que no han cobrado uno, o hasta los tres giros, que se han hecho con el programa Ingreso Solidario y que los municipios en los que hay más beneficiarios pendientes del cobro son Soacha con 5.969 personas, Fusagasugá con 1.279 y Madrid con 1.213.

En Agua de Dios son 218 participantes pendientes de cobro; en Albán, 52; en Anapoima, 348; en Anolaima, 411; en Apulo, 44; en Arbeláez, 164; en Beltrán, 9; en Bituima, 79; en Bojacá, 110; en Cabrera, 21; en Cachipay, 46; en Cajicá, 516; en Caparrapí, 26; en Caqueza, 436; en Carmén de Carupa, 22; en Chaguaní, 15; en Chía, 429; en Chipaque, 213; en Choachí, 279; en Chocontá, 622; en Cogua, 441; en Cota, 287; en Cucunubá, 204; en EL Colegio, 493; en El Peñón, 149; en El Rosal, 311; en Facatativá, 875; en Fomeque, 482; en Fosca, 17; en Funza, 363; en Fúquene, 158; en Gachalá, 14; en Gachancipá, 148; en Gachetá, 103; en Gama, 105; en Girardot, 732; en Granada, 398; en Guachetá, 317; en Guaduas, 299; en Guasca, 331; Guataquí, 42; Guatavita, 15; en Guayabal de Síquima, 11; en Guayabetal, 113; Gutiérrez, 20; en Jerusalén, 124; en Junín, 22; en La Calera, 133; en La Mesa, 599; en La Palma, 18; en La Peña, 23; La Vega, 391; en Lenguazaque, 28; en Machetá, 26; en Manta, 21; en Medina, 26; Mosquera, 1.192; en Nariño, 4; en Nemocón, 128; en Nilo, 186; en Nimaima, 130; en Nocaima, 21; en Pacho, 660; en Paime, 19; en Pandi, 15; en Paratebueno, 17; en Pasca, 57; en Puerto Salgar, 278; en Pulí, 77; en Quebradanegra, 109; en Quetame, 25; en Quipile; 14; en Ricaurte, 183; en San Antonio del Tequendama, 300; en San Bernardo, 22; en San Cayetano, 11; en San Francisco, 57; en San Juan de Río Seco, 44; en Sasaima, 42; en Sesquilé, 213; en Sibaté, 707; en Silvania, 142; en Simijaca, 285; en Sopó, 207; en Subachoque, 252; en Suesca, 47; en Supatá, 12; en Susa, 20; en Sutatausa, 158; en Tabio, 256; en Tausa, 86; en Tena, 42; en Tenjo, 66; Tibacuy, 47; en Tibirita, 152; en Tocaima, 363; en Tocancipá, 370; en Topaipí, 9; en Ubalá, 30; en Ubaque, 239; en Une, 55; en Utica, 17; en Venecia , 17; en Vergara, 30; en Vianí, 128; en Villa de San Diego de Ubaté, 290; en Villagómez, 13; Villapinzón, 601; en Villeta, 219; en Viotá, 48; en Yacopí, 56; en Zipacón, 152 y en Zipaquirá, 646.

“A nivel nacional hay cerca de 400.000 hogares potenciales beneficiarios que no han podido cobrar uno o la totalidad de los recursos, por eso desde todas nuestras direcciones regionales, arrancamos esta búsqueda activa en el marco de la toma de municipios, previo al inicio del cuarto pago que realizaremos antes de finalizar julio, para poder ubicar a esta población y realizar la entrega del dinero de manera escalonada y progresiva para garantizar el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad y evitar aglomeraciones de beneficiarios en los puntos de retiro”, informó por su parte la directora general de la entidad, Susana Correa Borrero.

Para acceder al programa Ingreso Solidario no es necesario participar de bonos, sorteos o inscripciones de ningún tipo. La focalización de los tres millones de hogares que recibirán el subsidio monetario se realizó al inicio del programa por el Departamento Nacional de Planeación. A la fecha, el Gobierno ha apoyado a más de 2.6 millones de hogares a través del programa Ingreso Solidario en los 32 departamentos del país en el marco de la emergencia por COVID-19, con una inversión superior al billón de pesos.