Colombia necesita más empresas y expertos en ciberseguridad, según Asobancaria

Colombia necesita más empresas y expertos en ciberseguridad, según Asobancaria

El presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia, Asobancaria, reveló que, en lo que va del año, 53 entidades financieras han sido afectadas por ciberataques en el país. Agregó que, en promedio, el sistema financiero colombiano recibe 43 ciberataques por segundo.

A pesar de estas cifras, el líder gremial recalcó: «En este contexto, donde no desconocemos el tamaño del reto, puedo decir con enorme tranquilidad y muchísimo orgullo que Colombia cuenta con un sistema financiero seguro. El 99,99% de las transacciones, a pesar de esos niveles de ciberataque, se realizan de manera segura».

Malagón destacó dos desafíos que el país debe enfrentar y que limitan el avance en términos de ciberseguridad: aumentar el número de empresas y expertos en esta materia.

“¿Saben cuántas empresas trabajan en ciberseguridad aquí en Colombia? 195. ¿Saben cuántas trabajan en Inglaterra?, que no es mucho más grande, tiene cincuenta y cinco millones de habitantes. En Inglaterra hay casi 2.500. Entonces, digamos, la relación es uno a diez en el número de empresas que trabajan y se especializan en ciberseguridad. En personas formadas trabajando en ciberseguridad tenemos la misma relación: en Inglaterra hay 60.000, en Colombia hay escasamente 5.000, estamos llegando a 5.000. Entonces tenemos que trabajar todavía en tener más y más empresas, y dos, nos falta formar más gente”, concluyó el presidente de la Asobancaria.

Gobierno, la ANDI y Asobancaria anticipan reducciones en tasas del Banco de la República

Gobierno, la ANDI y Asobancaria anticipan reducciones en tasas del Banco de la República

La banca, la industria y el Gobierno Nacional ven con buenos ojos que los riesgos inflacionarios de meses atrás hoy se encuentran acotados. En efecto, los datos más recientes de inflación permiten al mercado anticipar un cierre para el 2023 de un solo dígito.

En este aspecto, destacaron el oportuno accionar del Banco de la República permitió que se dieran estos resultados en materia de precios.

La credibilidad monetaria, uno de los principales activos, continúa siendo motivo de orgullo para los colombianos y respaldo de la estabilidad macrofinanciera.

Sin embargo, indicaron que esta nueva realidad en materia de precios, de la mano de un consumo de los hogares, que se ha mesurado, habla a los agentes del mercado y a los empresarios de la necesidad de anticipar posibles recortes de la tasa de interés de referencia del Banco de la República, como en efecto los analistas ya lo prevén.

Argumentaron que es positivo, desde luego, que la Superintendencia Financiera haya implementado las medidas adecuadas para dinamizar el otorgamiento de crédito, como el ajuste de la Normativa del Coeficiente Estable Neto (CFEN), medidas que estamos seguros complementarán nuestro panorama en términos de liquidez.

Concluyeron que hay la seguridad de que este estímulo monetario le facilitará a la industria dinamizar sus procesos productivos, contribuyendo a su vez con una mayor creación de empleo. El Ministerio de Hacienda, la ANDI y Asobancaria consideran que iniciar un rápido abaratamiento del crédito es requisito previo para la reactivación de la demanda interna de cara al 2024.

“Un mercado de capitales poco profundo afecta al sistema bancario»: Presidente Asobancaria

“Un mercado de capitales poco profundo afecta al sistema bancario»: Presidente Asobancaria

La Bolsa de Valores de Colombia (bvc) reveló que al cierre de 2022, más de 86.000 inversionistas negociaron en el mercado de valores, mientras que a finales de 2020 lo hicieron solo 27.000. Por lo tanto, desde la plaza bursátil colombiana se prevé que el número de personas que invierten en el mercado de capitales llegue a más de 100.000 en 2023.

La bolsa local manifestó que hasta 2021, las personas naturales representaban el 10% del volumen negociado en la renta variable y mantenían una posición neta vendedora, la cual se había presentado desde 2010. Hace dos años, apenas 8.000 inversionistas realizaban compras. En contraste, en 2022, según la bvc, más de 66.700 inversionistas mantuvieron una posición compradora. Además, se estima que durante 2020 y 2022, las personas naturales negociaron entre el 14% y 15% del volumen total en el mercado. Este dato es significativo, ya que esta participación no se evidenciaba desde comienzos de 2015.

Un aumento en el número de inversionistas como el que proyecta la bolsa colombiana es una gran noticia. Sin embargo, vale la pena mencionar que en repetidas ocasiones el Superintendente Financiero, César Ferrari, ha manifestado que el mercado accionario colombiano tiene un pobre desempeño.

Ferrari ha enfatizado que el mercado de capitales colombiano es poco profundo y que en la bolsa local se tranzan las mismas acciones (35 emisores). Por ende, considera que hay que fomentar la llegada de nuevos jugadores. “La última acción listada fue hace más de dos años”, indicó.

Por otro lado, en el marco del Congreso Asobolsa-bvc, el presidente de Asobancaria, Jonathan Malagón, indicó que “un mercado de capitales poco profundo afecta al sistema bancario por el encarecimiento del crédito, la baja liquidez y la dificultad de gestionar riesgos a través de instrumentos de cobertura y diversificación de portafolios”.

El líder gremial añadió: “nuestro sector puede contribuir al fortalecimiento del mercado de capitales a través de la emisión de bonos temáticos. Hemos hecho una apuesta importante en nuestros Protocolo Verde y Protocolo de Diversidad, Equidad e Inclusión”.

Eliminación de subsidios a los combustibles es, desde luego, una acertada decisión: presidente Asobancaria

Eliminación de subsidios a los combustibles es, desde luego, una acertada decisión: presidente Asobancaria

En su columna de opinión más reciente en el periódico La República, el presidente de Asobancaria, Jonathan Malagón, resaltó que los subsidios a las pensiones y los combustibles se han identificado como fuentes de ineficiencia en el gasto público, ya que son quizás los planteamientos más regresivos, injustos y contradictorios de la política fiscal. Según el líder gremial, su otorgamiento beneficia a los más ricos en detrimento de los pobres.

Añadió que corregir políticas erróneas como estas resulta complejo, ya que las narrativas y privilegios siempre serán defendidos por grupos de interés. En el caso de los subsidios a los combustibles, a pesar de los posibles efectos que su eliminación pueda tener sobre la inflación en un contexto de desaceleración económica, es claro que debe llevarse a cabo, puesto que además de su regresividad, conlleva un considerable costo fiscal, especialmente en años como 2021 y 2022, marcados por notables aumentos en los precios del petróleo.

En este sentido, destacó que aunque la administración anterior trazó una hoja de ruta en el Marco Fiscal de Mediano Plazo 2022 con respecto a la gestión del Fondo de Estabilización de los Precios de Combustibles (Fepc), el cual acumuló déficits de $11,4 y $36,7 billones en 2021 y 2022, debe reconocerse que ha sido bajo el liderazgo y la profunda convicción del presidente Petro que se tomó la decisión de eliminar los subsidios. Hizo énfasis en que el lineamiento del exministro Ocampo y del ministro Bonilla ha sido valiente, acertado y oportuno, y le corresponde a la tecnocracia y a los sectores de opinión del país destacar los logros, no solo las alertas.

“Es así como, desde octubre de 2022 hasta la fecha, el Gobierno ha incrementado el precio de la gasolina corriente en $4,450 con la intención de continuar aumentándolo hasta lograr que la brecha entre el precio internacional y el local se cierre, reduciendo el déficit del Fepc en 2023 a $17,8 billones. Además, el Ministerio de Hacienda ha señalado que, una vez finalizados los ajustes en los precios de la gasolina, se procederá a implementar incrementos en el Acpm, el carburante principalmente utilizado por el transporte de carga en el país. Esto tiene como objetivo evitar que en 2024 se generen presiones de gasto debido a los subsidios en cuestión. El respaldo a la política mencionada permitiría que se continúe cumpliendo con las metas establecidas en la Regla Fiscal, generando así más confianza entre inversionistas y calificadoras de riesgo en lo que respecta a la gestión de las finanzas públicas. Lo anterior, valga recordarlo, contribuiría a que la prima de riesgo y el costo del endeudamiento externo se reduzcan, lo que a su vez impulsaría la inversión y el desarrollo económico”, resaltó el presidente de Asobancaria.

Malagón resaltó que a lo largo de las décadas, Colombia se ha destacado entre sus pares regionales por su manejo responsable de la política fiscal, incluso a pesar de los efectos de choques económicos como los relacionados con la caída de los términos de intercambio en la mitad de la década pasada y los generados por la pandemia. “La eliminación de los subsidios a los combustibles es, desde luego, una acertada decisión que refrenda el compromiso para preservar la estabilidad macroeconómica, siendo esta última una condición necesaria para lograr un mayor crecimiento económico, así como para reducir la pobreza y la desigualdad”, concluyó.

 

Asobancaria cree que el BanRep debería adoptar las siguientes medidas para atenuar la desaceleración económica

Asobancaria cree que el BanRep debería adoptar las siguientes medidas para atenuar la desaceleración económica

En su más reciente columna de opinión para La República, el presidente de Asobancaria, Jonathan Malagón, destacó que los datos de inflación del mes de julio confirmaron que las presiones alcistas continuaron cediendo. La inflación anual alcanzó 11,8%, nivel inferior al máximo registrado en marzo (13,3%), y la inflación sin alimentos bordeó 11,4%, una cifra menor a la observada en el pico de junio (11,62%). Sin embargo, Malagón resaltó que entre los analistas quedó un sabor agridulce asociado al hecho que el cambio anual en los precios superó ampliamente la expectativa (11,6%).

El alza observada se vio explicada por el comportamiento de los precios del sector transporte (1,07%), a su vez influenciado por el incremento en los precios de los combustibles de 4,8% frente al mes anterior, así como por la inflación para los rubros de restaurantes (0,68%) y alojamiento (0,62%).

Agregó que estas presiones inflacionarias no las presenta únicamente la economía colombiana. En Estados Unidos el registro de la inflación subyacente de julio alcanzó el 4,7% anual, nivel aun lejano de la meta, lo que ha llevado a pensar que los choques de oferta y de demanda en los frentes externo y local, que impulsaron los precios al alza durante el último año, no se han diluido totalmente e incluso podrían acentuarse debido a factores climáticos.

Así las cosas, plantea que la Junta Directiva del Banco de la República (BR) se enfrenta a grandes disyuntivas teniendo en cuenta que, a la vez que procura anclar las expectativas inflacionarias, deberá hacer frente al proceso de desaceleración económica del cual vienen dando cuenta en los últimos meses los indicadores líderes sectoriales.

El líder gremial señala que el banco central colombiano deberá continuar haciendo el análisis riguroso del comportamiento de los precios, así como de la dinámica de la economía, con el fin de determinar cuál será la senda adecuada de recortes de tasa interés consistente con una reducción en la inflación. En este sentido, y teniendo en cuenta lo observado en julio, el mercado hoy espera que los recortes sean graduales y se den en el último trimestre del año, siguiendo así la postura que han tomado otros bancos centrales de la región.

“Entretanto, el BR podrá contribuir a atenuar los efectos de la desaceleración económica por medio de medidas que busquen mantener la liquidez y la irrigación del crédito a las empresas y los hogares, más cuando en los últimos meses se han observado presiones en este frente. Por ello, cabe mencionar la pertinencia de generar repos garantizados con cartera de largo plazo (6,12 y 18 meses) como se hizo al inicio de la pandemia, habilitar repos para TES con clasificación hasta el vencimiento, pues actualmente estos solo se permiten para las inversiones forzosas, permitir a los inversores Offshore comprar en el mercado primario CDTs a los bancos del sistema, y realizar compras de dólares en el mercado spot acompañada de ventas en el mercado de derivados. La implementación de estas medidas no solo es viable, sino que también va en línea con la reciente decisión del emisor de impulsar la liquidez por medio de la realización de subastas de repos a 90 y 180 días a lo largo de agosto. Mantener la liquidez en el mercado es hoy un imperativo para la sana dinámica económica y el necesario impulso de la demanda interna en un entorno tan enrarecido y desafiante como el actual”, concluyó Malagón.