Se agrava la situación de los indígenas desplazados en Pereira, Risaralda

Se agrava la situación de los indígenas desplazados en Pereira, Risaralda

Como informamos la semana pasada, el desplazamiento al que han sido forzados la comunidad Embera Chamí en la ciudad de Pereira, Risaralda, iba aumentar. Y esto dada la presión que está ejerciendo el frente Manuel Hernández el Boche del ELN, según denunció el líder indígena de la comunidad Misael Queragama, quien expresó que “este éxodo obedece a las acciones que ha tenido este grupo al margen de la ley contra nuestra comunidad, que continuamente están siendo abordados con intimidaciones, amenazas. Ya no nos sentimos tranquilo en nuestros territorios en donde hemos llegado a sentirnos como intrusos”.

Según la Defensoría del Pueblo, encabezada por Gladys Cifuentes, en un comienzo se había recibido 12 familias indígenas de la zona Brisa de Chocó, resguardo ubicado entre Risaralda y el departamento del Chocó. Las que fueron atendidas de inmediato al activarse el protocolo de atención para estas víctimas de desplazamientos forzados, con el cual dieron vía libre a su oportuna atención, garantizando sus derechos y poniendo a disposición recursos para el trato de este fenómeno.  Pero hoy ya se cuenta con cerca de 100 indígenas desplazados hasta la ciudad de Pereira, y se espera que otros se sumen a la lista, pues ya se tiene información de otras familias que han salido del resguardo.

“Al principio de la semana pasada decepcionamos 38 personas, pero sabíamos por los testimonios, que esa cifra aumentaría al paso de los días, dada las implicaciones del tema. Los indígenas se muestran muy intimidados y no muestran interés en retornar a sus tierras en donde se sienten desterrados, sin incentivos de volver. Toda una comunidad ha sido desintegrada, es grave lo que acá esta sucediendo ahí en Alto Santágueda,  en el sector de las Brisas, en el resguardo Embera Chamí”, dijo al respecto la Defensora del Pueblo Elsa Gladys Cifuentes Aranzazu, quien agregó “Estamos haciendo un llamado al Gobierno Nacional, para que actúe en apoyo a esta comunidad, pues además pronto nuestros recursos dispuesto para esta problemática se agotarán, por lo que se hace prioritario su intervención, no solo en recursos sino en dar una solución a esta situación que debe disponer del parte de las autoridades todo su interés, pues demuestra una falta de soberanía en esos territorios que sufren las inclemencias del narcotráfico, las disputas territoriales, entre otras”.

Hasta ahora se ha designado un lugar de recepción para esta comunidad indígena que cuenta con la atención humanitaria requerida para estos casos. También comerciantes y la comunidad en general se ha unido en apoyo a esta situación, por lo que se han estado acercando a diferentes organismos y demás, con el fin de entregar sus donaciones que han sido iniciativa propia, al ver el éxodo que por estos ´días ha llegado a la ciudad de Pereira, Risaralda, la cual no le es ajena a la comunidad, al ser testigos de este desplazamiento forzado y constatar sus historias.