Stiven Córdoba Salazar, al parecer, se movilizaba en motocicleta y con la apariencia de domiciliario, acechaba y sometía a mujeres en Quibdó, Chocó.

El presunto agresor, contactaba a las víctimas por redes sociales y las convencía de asistir a citas en diferentes lugares de la ciudad. Posteriormente, las transportaba en una motocicleta a sitios despoblados, donde las intimidaba con armas blancas, les robaba las pertenencias y las atacaba sexualmente.

Ante las denuncias de las víctimas, la Fiscalía inicio investigaciones, en donde a lo largo de un mes fueron identificados cinco casos distintos ocurridos entre agosto y septiembre del 2022, con el mismo patrón delictivo. Las denunciantes coincidieron en señalar que el abusador sexual, como señal particular, portaba una capa o impermeable viejo y de color amarillo para protegerse de la lluvia.

Entre las víctimas,  hay una adolescente de 15 años, y dos jóvenes que fueron engañadas por el señalado, este les habría dicho que era minero y les podría obsequiar oro. Creyendo en esta versión viajaron de Medellín a Quibdó junto a él.

Stiven Córdoba, fue capturado, cuando al parecer, habría contactado a otras dos mujeres y tenía definidos los puntos de encuentro, ante esto la Policía judicial fue solicito la orden de captura en su contra y se hizo efectiva de manera inmediata.

Un fiscal de la Seccional Chocó, imputó al ‘Hombre de la Capa Amarilla’ los delitos de acceso carnal violento, y hurto calificado y agravado. El procesado no aceptó los cargos y deberá cumplir medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario.