En Bogotá: el 100% de la comunidad Embera fue trasladada del parque Nacional a las afueras de la ciudad

En Bogotá: el 100% de la comunidad Embera fue trasladada del parque Nacional a las afueras de la ciudad

En las últimas horas, más de 800 indígenas de la comunidad Embera fueron trasladados del Parque Nacional a las afueras de la ciudad, precisamente al Parque la Florida, el cual, según el Distrito cuenta con mejores condiciones de salubridad y seguridad.

Desde septiembre de 2021, los indígenas fueron desplazados por la violencia de territorios como Chocó y Risaralda, quienes llegaron a Bogotá y ocuparon el Parque Nacional.

Asimismo, de inmediato inició la recuperación del parque por parte de la Uaesp – Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, una vez que realizaron el desmonte de las improvisadas carpas que protegieron a los indígenas por más de ocho meses.

«Cueste lo que cueste vamos a hacer una pronta recuperación del Parque Nacional. Primero es la limpieza y recolección de escombros, luego lavado y desinfección, y posteriormente la Secretaría de Salud hará operación de vectores y salud pública», manifestó Felipe Jiménez, secretario de Gobierno.

«Y para finalizar todo el equipo institucional del Distrito, liderado por la Secretaría de Ambiente, el Jardín Botánico y el Idiger, se hará la recuperación del material vegetal y zonas verdes», manifestó el funcionario.

Durante el asentamiento de la comunidad Embera murieron tres menores de edad, según los familiares de las víctimas hubo mal proceso a la hora de atender estos casos.

Con este traslado, el Distrito completa la reubicación de la totalidad de los integrantes de la comunidad indígena, además continua el proceso de traslado a sus departamentos de origen.

En lo que se refiere al retorno seguro de los Embera a sus territorios en Chocó y Risaralda, el gobierno Distrital ha realizado tres procesos, en los que han sido trasladadas 1.543 personas los días 1 y 20 de diciembre de 2021. El más reciente, el primero de marzo.

Según los datos de la Secretaría de Gobierno, ha dispuesto más de 9.100 millones de pesos para la atención de esta comunidad en temas de salud, alimentación, educación y actividades para las mujeres y personas de la tercera edad.

 

En medio de labores de patrullaje en el litoral del bajo San Juan, Chocó, Armada y Ejército trabajaron en el parto de una mujer indígena

En medio de labores de patrullaje en el litoral del bajo San Juan, Chocó, Armada y Ejército trabajaron en el parto de una mujer indígena

Cuando se encontraban en labores de patrullaje y durante el desarrollo de operaciones de control territorial y fluvial llevadas a cabo de forma conjunta entre la Armada de Colombia y el Ejército Nacional sobre el río San Juan, en el Chocó, las unidades apoyaron las labores de parto y posterior evacuación de una mujer indígena, perteneciente a la etnia Wounaan del resguardo indígena de Chachajo.

En la acción los integrantes de la comunidad se acercaron a la unidad militar a pedir ayuda para la mujer que había iniciado labores de parto y presentaba un fuerte dolor abdominal, de manera inmediata se desplegó un equipo de enfermeros militares que ayudó a la mujer a dar a luz a un bebé en buenas condiciones de salud.

Luego del parto y teniendo en cuenta que en el sector donde se encontraba la mujer no hay acceso a servicios de salud, se realizó la evacuación vía fluvial de la mamá con su recién nacido y su abuela, a bordo de una unidad de la Armada quien la condujo hasta Santa Genoveva de Docordó, cabecera municipal de Litoral del San Juan, Chocó, ubicada aproximadamente a 30 kilómetros de distancia del resguardo indígena, en donde fueron atendidos en el puesto de salud municipal.

Hay acuerdo: después de ocho meses, comunidades indígenas se irán del Parque Nacional de Bogotá

Hay acuerdo: después de ocho meses, comunidades indígenas se irán del Parque Nacional de Bogotá

Luego de dos días de negociación, el Gobierno Distrital, el Ministerio del Interior y la Unidad para las Víctimas lograron un acuerdo con las comunidades indígenas para que estas salgan del parque Nacional, en donde se encuentran desde el 29 de septiembre.

Lo anterior, tras la mediación de la Comisión de la Verdad y el acompañamiento de la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación y la Personería de la capital de la República.

«Pudimos avanzar en un dialogo fructífero y exitoso con los indígenas que se encontraban en el parque Nacional. También agradezco a los indígenas y a quienes ofrecieron acompañamiento para sacar adelante este acuerdo», dijo Felipe Jiménez, secretario distrital de Gobierno.

Las familias indígenas se trasladarán desde este sábado a la Unidad de Protección Integral (UPI) La Florida, en Engativá. Allí, el Distrito les asegurará alimentación, servicios de salud, educación y atención a la primera infancia. También se abrirán espacios para la comercialización de sus productos.

«Quiero agradecer a las autoridades indígenas, al Distrito y al Gobierno nacional por este importante diálogo, por poner por encima el bienestar y la dignidad de las víctimas. Fue un diálogo fructífero», señaló la comisionada Tobón, quien prestó sus oficios como mediadora.

El acuerdo logrado incluye un plan de choque para la reivindicación de los derechos de las comunidades indígenas a través de acciones afirmativas, su participación integral en la política pública Indígena que el Distrito iniciará en los próximos días, y la apertura de más espacios para su participación.

«Tenemos fe en que los acuerdos firmados con el Gobierno nacional y Distrital se cumplan. No solo beneficia a los 15 pueblos indígenas, sino a toda una ciudadanía», dijo Jairo Montañez, coordinador de las autoridades indígenas.

Adicionalmente, se acordó que el Ministerio del Interior y la Unidad para la Atención y Reparación Integral de Víctimas (AURIV) se encargarán de garantizar el regreso a sus territorios de origen de manera segura y digna.

Y allí se les dará apoyo económico para financiar proyectos productivos y alternativas de vivienda acordes con sus prácticas socioculturales.

Con las familias que decidan quedarse en la capital se acordó que tendrán apoyo para su reorganización y acompañamiento sicosocial, con el fin de restablecer sus condiciones sociales y económicas.

Del mismo modo, el defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assís, celebró el acuerdo al considerar que con dialogo se construyen importantes consensos.

«Destaco la voluntad que expresaron las 15 comunidades para llegar a este acuerdo. Destaco la decisión de la Alcaldía Mayor de crear la Dirección de Asuntos Étnicos, ya que con ello se defienden los derechos de los indígenas», aseguró.

Por último, se acordó que se realizarán mesas de trabajo para hacer seguimiento al cumplimiento de los puntos acordados entre las partes.

Jóvenes indígenas, en el radar de grupos ilegales: cuatro estudiantes fueron secuestrados en el Cauca

Jóvenes indígenas, en el radar de grupos ilegales: cuatro estudiantes fueron secuestrados en el Cauca

Más de 250 indígenas se encuentran en riego extremo de reclutamiento forzado por algunos grupos armados como el Eln y las disidencias de las Farc. Según, reveló la guardia del Consejo Regional Indígena del Cauca, que busca evitar que estas estructuras ilegales continúen cometiendo este flagelo.

El cabildo indígena denunció que cuatro jóvenes fueron secuestrados en un colegio en el municipio de Caloto (Cauca). La policía Nacional habría negado estos hechos. De inmediato, las autoridades confirmaron, hasta la fecha, que 275 nativos de esta comunidad estarían en las filas de estos grupos delincuenciales.

El reclutamiento forzado ha aumentado en estas zonas del país. Según un estudio del Observatorio Colombiano de Crimen Organizado (OCCO) de la Universidad del Rosario, el miedo de estas comunidades es latente por las represalias y la falta de conocimiento del Estado para atender estos hechos.

«Hay que darles seguimiento a estos casos después de la firma del Acuerdo, precisamente porque en el departamento hay cultivos de coca, salida hacia el Pacífico y el piedemonte amazónico, y no está lejos de la frontera con Ecuador», manifestó Hilda Molano, investigadora del observatorio de Niñez y Conflicto armado de la COALICO.

En un tercer informe de derechos humanos, presentado por la Organización Nacional de Indígenas de Colombia (ONIC), denunció que el reclutamiento indígena aumentó cuatro puntos porcentuales en comparación con el año anterior.

Además, en los últimos años, los jóvenes de las etnias embera y los zenúes se han suicidado por miedo a ser reclutados por estos grupos armados ilegales.

Adicionalmente, continúan los requerimientos de parte de ONIC y el CRIC al Gobierno Nacional para que se cumplan los puntos en la implementación en el acuerdo de paz que garantiza el pleno derecho para estas comunidades indígenas en todo el territorio colombiano.

Alarmante panorama: siguen muriendo menores indígenas en Bogotá, hacen llamado urgente al Gobierno

Alarmante panorama: siguen muriendo menores indígenas en Bogotá, hacen llamado urgente al Gobierno

Los embera son una comunidad indígena oriunda de los departamentos de Antioquia, Risaralda y Chocó. Un grupo de estas personas se asentó hace más de siete meses en el Parque Nacional de Bogotá y producto de sus precarias condiciones de salubridad han empezado a morir los niños que allí habitan.

«Mi hijo murió porque acá los niños no comen, no tenemos como alimentarlos, a veces tenemos que comer animales de monte que están en los cerros, estoy muy triste por esta situación y queremos que nos ayuden pronto», manifestó Patricia Arce Murillo, una de las personas

Hace unos días un menor recién nacido falleció por desnutrición y hace dos meses murió otro niño por infecciones en los pulmones. Las condiciones en las que estos indígenas embera permanecen, han incidido en la salud sobre todo de los más pequeños.

«Mi nieto falleció por negligencia de las personas de un hospital de sur, no tenemos ayudas de nadie, los niños pueden morir por infecciones, los fríos de la noche son terrible, no pudimos enterrar a nuestro nieto, porque ninguna persona nos ayudó», indicó por su parte Cristóbal Kerakamaciantua.

Esta comunidad es desplazada por la violencia y tuvo que salir de sus territorios por enfrentamientos entre el Ejército Nacional y el grupo guerrillero Eln. Según el Distrito, lo único que pueden hacer es brindar acompañamiento en alimentación y seguridad en lo posible.

Adicionalmente, esta etnia está conformada por 42.000 individuos aproximadamente, distribuidos en 7.500 familias en Colombia.

Este grupo de indígenas que deambulan en las calles de la capital de la República solicitan acompañamiento de las autoridades, ya que, se puede observar altos índices de contaminación y continúan llegando más familias, en especial, mujeres en estado de embarazo.