Edwin Arias llega a esta institución para acercar a las víctimas, quiere lograr regionalizar el museo y lograr alianzas nacionales e internacionales.

La llegada de Edwin Arias es relevante porque es la primera vez que una victima del conflicto llega a la dirección del Museo Casa de la Memoria. El nuevo director es politólogo de formación y ha trabajado temas de paz y reconciliación desde el municipio de Ituango.

Llega a esta cargo tras la salida de Jairo Herrán Vargas. Arias llegó a la Casa de la Memoria con la necesidad de iniciar cuanto antes las obras de intervención al Museo, fortalecer nuevos escenarios y alianzas con otros museos.

Desde la firma del acuerdo de paz su prioridad ha sido el trabajo en obras de infraestructura comunitaria en Ituango, allí estuvo con las comunidades y con los excombatientes, donde se lograron construir las obras, recorriendo las veredas y generando cercanía con las personas de la comunidad.

Al quebrantarse el proceso de paz, se convierte en Asesor en este municipio. Allí se empezaron a asesinar excombatientes, hecho que lo llevó a trabajar con la Fundación Ideas para la Paz en los municipios de Ituango y Toledo, generando confianza y escenarios de diálogo.

Llega a la dirección de la Casa de la Memoria con la convicción de en primera instancia entender lo construido desde las organizaciones de víctimas y uno de sus grandes retos asegura es impulsar escenarios de conservación de la memoria donde las víctimas estén en el centro del debate.

Algunas de sus primeras acciones como director serán iniciar las obras del museo, lograr que toda la infraestructura sea adecuada de manera correcta, gestionar los recursos y buscar acciones con el Gobierno Nacional en la construcción de paz total. Asegura que una de sus principales iniciativas será trabajar estratégicamente con las entidades a nivel departamental y nacional para llegar a las nueve subregiones. Busca con esto regionalizar el museo con el trabajo desde la ruralidad que escuche los deseos y necesidades de las víctimas.