Además, Chivor se sigue consolidando como la tercera generadora más grande de la nación.

«Hoy recordamos aquel año de 1976, el año en que Chivor se dio a conocer y se convirtió en una central que con más de 1.000 megavatios de capacidad instalada le dio seguridad energética a nuestro país y fue una gran apuesta en su momento por las energías renovables», indicó el presidente Iván Duque.

«Hoy esas energías renovables representan cerca del 70% de nuestra matriz y se les agregarán a ellas las energías renovables no convencionales», destacó el mandatario.

La obra

Los expertos indican que a medida que la sedimentación crece, aumenta el riesgo de taponamiento e interrupción de la llegada de agua a la Central.

Para lograr ampliar la vida útil de la obra, la empresa AES Colombia inició la construcción de una nueva bocatoma a un nivel superior de la existente, para garantizar la captación de agua desde el embalse hacia la casa de máquinas.

Con estas obras se deja la posibilidad de construir dos bocatomas adicionales en niveles superiores para que, a medida que el proceso de sedimentación natural, siga avanzando se pueda continuar captando el agua y generando energía con los 1.000 megavatios de capacidad que posee en sus equipos de generación.

Este proyecto trajo, además, una importante inversión social, gracias al fortalecimiento de proveedores locales, la construcción de más de 500 metros de placa huellas, el desarrollo de proyectos de electrificación y la dotación de la planta de manejo de residuos sólidos del municipio de Santa María por $1.890 millones.

La mano de obra contratada estuvo integrada por más de 450 personas en pico de obra, quienes trabajaron adentro de la montaña y de la presa, y construyeron los túneles.

«Hoy quiero agradecerle a todo el grupo de AES por ser una empresa que ha creído en Colombia, confiado en Colombia, invertido en Colombia y empleado nuestra mano de obra», destacó el compromiso de la compañía que afrontó el reto de la renovación de la central.

Este plan de modernización es de gran importancia para el sistema eléctrico colombiano, ya que es la primera gran obra encaminada a aumentar la vida útil de un activo crítico para el sistema interconectado nacional.

La Central de Chivor, en su máxima capacidad de generación, podría entregar al Sistema Interconectado Nacional la energía equivalente al consumo de más de 4 millones de usuarios residenciales (tomando como referencia un consumo diario de 5.7 kwh/día por usuario).

Además, tiene un potencial de embalsamiento a máxima capacidad de 1.103 gigavatios hora, lo que equivale a la energía que requiere el país en más de 5 días, almacenada en un único recurso.