Una reciente encuesta efectuada en Bogotá por la Asociación de Mujeres Vulnerables en las Calles (Amuvulca), dio a conocer que durante lo que va del 2022 se han presentado más de 300 denuncias de mujeres que han sido acosadas en diferentes sectores de la ciudad, y entre ellas denuncias graves sobre intento de violación.

Este panorama que no solo se vive en la capital de la República sino a nivel global, ha causado que las mujeres busquen alternativas para defenderse. Por lo que de forma espontánea acuden a la tecnología para presionar al cambio en cuanto al trato de las políticas y acabar con el acoso.

Y es que según la más reciente Conferencia Mundial de Mujeres, que presentó a finales del año pasado la estadística por regiones, Latinoamérica se lleva el rótulo de ser la zona del mundo con más hechos de acoso, con un porcentaje de 45%. Mientras que Europa registró un 12% de casos denunciados ante entidades, autoridades y organizaciones.

Experiencia europea

En Glasgow (Escocia), las mujeres comenzaron a crear un movimiento social en la que recopilan datos sobre sus experiencias de violencia y acoso en las calles, y crearon un mapa en línea en donde las víctimas van creando un registro detallado, del modo, tiempo y lugar de los hechos.

«Estaba a unos tres o cuatro pasos detrás de mí e intentó entrar por la puerta de mi casa cuando saqué las llaves. Pero cuando le pregunté qué estaba haciendo y le dije que mi novio estaba adentro, huyó», expresó Glenda Smird, perteneciente a la Organización Mujeres de Escocia.

Este proyecto, que está causando no solo impacto en este país sino en toda Europa, ya ha sido replicado en otros continentes. Es dirigido por Wise Women, una red de seguridad comunitaria, en la que con los datos recolectados por víctimas se lleva a establecer los lugares donde se presenta algún incidente: Sea este leve, moderado o fuerte en cuanto al acoso.

Una de las trabajadoras de desarrollo estratégico en Wise Women, Dawn Fyfe, tiene como objetivo influir en los políticos y planificadores urbanos para obtener que la ciudad sea más segura para las mujeres.

«Sabemos que el acoso y el abuso de las mujeres está ocurriendo en los espacios públicos», puntualizó a exponer estadísticas y avances en sus estrategias», dijo Fyfe.

«Podemos usar esto para brindar una contribución informada a los enfoques estratégicos de la violencia contra las mueres e influir en cualquier cambio que se produzca», destacó la trabajadora.

Cabe resaltar que proyectos a nivel mundial respecto al tema se han venido desarrollando de manera orgánica, por lo que las mujeres cuentan hoy con diferentes herramientas tecnológicas y aplicaciones en donde se hacen las denuncias en línea.

Y las autoridades toman el reporte que es investigado en muchas ocasiones de inmediato, dependiendo del hecho. Lo que ha causado en ciudades como Buenos Aires, Ciudad de Panamá y Ciudad de México la detención durante el año pasado de 60 personas que fueron judicializadas.