El presidente Gustavo Petro se hizo presente dentro de la agenda programada en el Foro Económico Mundial que se lleva a cabo por estos días en Davos, Suiza. Petro aseguró en su intervención que las consecuencias del capitalismo actual pueden ser muy perjudiciales para el planeta, pues no se han logrado disminuir las emisiones de efecto invernadero en la atmósfera.

Cero uso del carbón, del petróleo y del gas”, fue la petición puntual del presidente Petro. De igual forma manifesto qué “¿Podemos hacer políticas y discursos cuando sabemos que lo que significan esas estadísticas significan punto de no retorno”, inició diciendo Petro asegurando que “el último capitalismo tiene un motor, una lógica: ampliar las ganancias sin límites políticos y sociales”.

El presidente también criticó al capitalismo que usa recursos que le hacen daño al planeta e invitó a que la fuerza económica del mundo busque nuevos caminos que liguen la productividad con energías limpias.

Para el mandatario se necesita construir nuevas políticas públicas: “Se necesita planificación pública para poder detener la crisis climática llevando a cero el consumo del carbón y del petróleo”.

Según el presidente, para financiar esa transición hacia el uso de energías limpias dentro de la producción global, algunos le habían aconsejado en la COP 27 (La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022) endeudarse para hacer la transición y respondiendo a esa petición propuso un “canje” de la deuda que tienen los países y los procesos productivos por acción climática de tal manera se pueda mitigar, desvalorizando la deuda mundial lo que sería según el presidente: “un cambio en el sistema del poder”.

En el marco del Foro Económico Mundial, el presidente de Colombia, Gustavo Petro se reunió con el presidente del BID, Ilan Goldfajn, un encuentro en el que se acordó un primer apoyo del BID para impulsar la transición energética y proteger la Amazonia de 73,5 millones de dólares.

El presidente aseguró que 3,5 millones de dólares serán orientados al diseño y estructuración de mecanismos financieros y de un marco regulatorio para implementar el Pago por Servicios Ambientales en la cuenca amazónica. Se destinarían 73,5 millones de dólares para impulsar la transición energética y en la implementación del Plan de Contención de la Deforestación en la Amazonía, lo que se constituye en el primer apoyo de la banca multilateral al Gobierno del Presidente Gustavo Petro.

El presidente insistió en tratar de aumentar la productividad sin el uso de energías que perjudiquen el planeta, “salir de una economía extractivista, que extrae y vende sin transformar a una productiva, que puede ser de rendimientos crecientes y no decrecientes como el petróleo y el carbón”, puntualizó.