Resulta increíble, pero cierto. Pasó un mes y 23 días para que Atlético Nacional volviera a festejar un triunfo en la Liga BetPlay 1 2022. El onceno ‘Verdolaga’ goleó (4-1) al Atlético Bucaramanga como local y se convirtió en el nuevo líder del Grupo A de la semifinal, con cinco puntos.

Desde el 10 de abril, cuando se impuso como local (2-0) frente al América, el ‘Rey de Copas’ no sabía lo que era sumar de a tres. Desde entonces cosechó cinco empates y dos derrotas, en un balance que tenía muy angustiada a la afición, deseosa de una victoria que le permitiera respirar en esta llave.

Y es que para el entrenador Hernán Darío ‘El Arriero’ Herrera el ganar ya se la había convertido en una imperiosa necesidad, para no perder las posibilidades de pelear por un cupo a la gran final: objetivo esquivo desde hace cuatro años en la Liga, cuando disputó por última vez la estrella del FPC.

A su vez, con este resultado, el conjunto nacionalista se acercó al Deportes Tolima y Junior como los equipos más goleadores, con un total de 33 tantos: seis de ellos en los últimos dos compromisos, lo que era una costumbre hasta antes de la fecha 15 del certamen, cuando estaba ‘derecho’ en el torneo.

Además de su propia conquista, contó con la suerte de que Junior -en el epílogo- le sacó un triunfo agónico a Millonarios (2-1) y le impidió a los ‘Embajadores’ sumar en la ‘Arenosa’, lo que hubiera sido perjudicial para sus intereses. Así picó en punta en esta apretada llave, en la que espera ‘coronar’.

Frente al cuadro ‘Leopardo’, este miércoles (8:15 p.m.), el onceno antioqueño tendrá una oportunidad de oro de irse en solitario en búsqueda de su cupo. Ante un contrincante que llegará herido y que quiere hacer del Alfonso López de la ‘Ciudad Bonita’ un fortín en el que le repita la dosis al ‘verde’.

En efecto, el más reciente duelo entre ambos conjuntos en suelo santandereano dejó sin entrenador a los ‘verdolagas’: sucedió el 27 de febrero, por la novena fecha de la Liga, cuando se impuso por 3-1. Aquel resultado desencadenó el despido de Alejandro Restrepo y la llegada de Herrera.