Las pruebas recopiladas por la Fiscalía fueron determinantes para que Jorge Eliécer Rueda Vargas, mediante preacuerdo, aceptara su responsabilidad en el delito de maltrato animal.

El hombre reconoció que, el 22 de enero de 2022, atacó a una cachorra llamada ‘Katira’, en una vivienda en el centro de Bogotá.

«Esta persona golpeó en varias oportunidades a la canina y le ocasionó varias afectaciones de salud como un edema pulmonar, fractura en la cadera, lesiones en las costillas y luxaciones en diferentes partes del cuerpo», indicó la Fiscalía.

En ese sentido, fue sentenciado a 10 meses de prisión e inhabilitado para tener animales por el mismo tiempo.