Las fobias son más que un simple miedo y limitan la vida de miles de personas. Daniela, una joven de 25 años, no soporta las arañas porque cuando niña su primo le hizo una fuerte broma.

Armando, un bogotano de 50 años, perdió la dentadura, ya que en su juventud desarrolló fobia al sonido y la sensación de la fresa del dentista.

Como ellos existen miles de colombianos que sufren de alguna fobia, las cuales son un temor irracional que agobia al ser humano, y pueden ser hacia objetos, personas, insectos o situaciones en específico.

En un estudio revelado por MediPlus, servicio informativo de salud para pacientes, familiares y amigos, explica que «una fobia no se puede confundir con un momento de ansiedad», por ejemplo, hablar en público o presentar un examen.

«Las fobias son un temor fuerte e irracional frente a algo que representa poco o ningún peligro real y se manifiestan de forma repentina, haciendo que la persona pierda el control de la situación porque experimenta gran angustia», explica Constanza Triana, entrenadora mental y directora de Vera Ikona.

«Lo que ocurre en ese momento es que su cerebro viaja rápidamente a todos los episodios negativos que ha tenido con ese objeto, situación o lugar, sin importar si está ocurriendo realmente o lo está viendo en una pantalla», agregó.

Las fobias específicas son permanentes y tienen reacciones físicas y mentales intensas, que llegan al punto de afectar la capacidad de desempeñarse con normalidad en el trabajo, colegio, universidad o entornos sociales.

Existen diversos tipos de fobias, pero se pueden agrupar en dos grandes categorías: fobias simples y fobias complejas.

Fobias simples: También conocidas como fobias específicas y por lo general se desarrollan en la niñez o adolescencia.

Fobias complejas: Casi siempre se desarrollan en la edad adulta y manifiestan un miedo intenso y/o ansiedad ocasionada por una situación particular.

Según el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco, el 9% de la población mundial sufre de alguna fobia, es decir que es el trastorno más común, por encima de la depresión, y las 3 consecuencias más frecuentes son:

  • Aislamiento social
  • Trastornos del estado de ánimo
  • Uso excesivo de medicamentos sin control médico y/o sustancias.

Un sondeo realizado por Vera Ikona revela las cinco fobias más comunes en mujeres y hombres. Es importante señalar que los resultados coinciden con estudios internacionales.

La fobia que más predomina es la aracnofobia, que es el miedo a las arañas; seguido de la acrofobia, el miedo a las alturas. A su vez, la necrofobia (miedo a la muerte), claustrofobia (Miedo a los lugares cerrados) y finalmente la brontofobia ( miedo a los rayos o truenos).

En el caso de los hombres, la fobia más predominante es la belenofobia, que es el miedo a las agujas; la segunda es glosofobia (miedo a hablar en público), hemofobia (miedo a la sangre), herpetofobia (miedo a las serpientes) y por ultimo sociofobia (miedo a ser juzgado negativamente en el ambito social).

Para superar una fobia se debe darle instrucciones al cerebro para que cambie la sensación de inseguridad y ahogo por seguridad y confianza.

Proceso que es muy sencillo porque el cerebro es una máquina perfecta que graba estímulos con una rapidez impresionante, por eso una fobia es superable en apenas 45 minutos.

Un ejemplo cercano es lo que ocurre cuando una pareja de enamorados tiene una canción favorita y cuando terminan no soportan escucharla. A ellos enseñamos a quitarle la reacción emocional negativa y poder disfrutar de la melodía tranquilamente, según mencionó Triana.