San Ignacio y el barrio Prado se convierten en las nuevas Áreas de Desarrollo Naranja de Medellín: Conozca de qué se trata

San Ignacio y el barrio Prado se convierten en las nuevas Áreas de Desarrollo Naranja de Medellín: Conozca de qué se trata

El Ministerio de Cultura y la Alcaldía de Medellín declararon al territorio Cultural y Educativo San Ignacio y al territorio Patrimonial del barrio Prado como Áreas de Desarrollo Naranja (ADN) para la ciudad.

Esta declaratoria que incentiva la apropiación del espacio público, aporta a la protección del patrimonio material e inmaterial, fortalece la actividad creativa, cultural y educativa e incrementa el sentido de pertenencia del territorio por parte de la comunidad.

«El principal talento que tiene Medellín es su gente. Uno todos los días se sorprende de la creatividad, cómo los emprendedores tienen nuevas formas para generar soluciones a través del sector creativo», expresó el secretario de Desarrollo Económico, Alejandro Arias.

«Nosotros estamos comprometidos con la estrategia de desarrollo naranja», agregó el funcionario.

Área cultural

El perímetro seleccionado en San Ignacio está conformado por 54 hectáreas que se expanden alrededor del corazón del proyecto que es el Conjunto Arquitectónico San Ignacio, conformado por la Plazuela e Iglesia San Ignacio.

Como también el Claustro Comfama, Paraninfo y la Antigua Escuela de Derecho de la Universidad de Antioquia y que alberga cuatro barrios de la comuna 10: Boston, La Candelaria, Bomboná y Colón.

«Esto facilita que podamos tener inversiones futuras en el territorio, pensando en la cultura como eje central, porque la voluntad decidida de los mandatarios es lo que hace posible que la oferta de servicios llegue a los terrirorios», dijo  la ministra de Cultura, Angélica María Mayolo Obregón.

De acuerdo con Mayolo, este es un territorio con 200 años de trayectoria y vocación cultural, creativa y educativa, en donde el trabajo de actores culturales, teatros, bares, instituciones educativas, industrias creativas, oficios de tradición, aportaron a su reconocimiento como Distrito.

«Para nosotros los artistas ser parte del Distrito San Ignacio es algo que nos motiva, porque aparte de pertenecer, es ser parte de una alianza con otros teatros», explicó la directora del teatro Casa Clown, Sara Suárez.

«Y hacer que a las personas les resulte más llamativo venir al centro y participen de toda la programación cultural que tenemos desde la danza, el teatro, la comedia. Ser parte del Distrito es realmente un orgullo», destacó.

Ubicación

El Área de Desarrollo Naranja (ADN) del barrio Prado, ubicada en el costado norte del centro tradicional de Medellín, comprende 74 manzanas y 265 Bienes de Interés Cultural (BIC).

En el área de influencia directa se ubican equipamientos y espacios para la educación y la innovación de gran importancia como la Universidad de Antioquia y Ruta N.

«Esta declaratoria va a permitir que lleguen inversiones responsables con el patrimonio. Este espacio le va a permitir a la ciudad tener una zona más donde la cultura se siga moviendo», dijo el secretario de Cultura Ciudadana, Álvaro Narváez.

Este ADN opera como un centro de actividad económica y creativa, contribuye a la renovación y fortalece el emprendimiento.

Al igual que el empleo basado en la creatividad, el turismo, la puesta en valor del patrimonio cultural, la conservación medioambiental y la transferencia de conocimientos para el futuro desarrollo del sector.

Asimismo, el barrio tiene actores culturales que realizan actividades como el teatro, la danza, las artes visuales, el turismo cultural, la producción de artesanías y la educación artística.

«Hay grandes ventajas desde el ADN como un aporte a la recuperación del tejido social, la incorporación de otras dinámicas y la explotación y de la diversidad artística», dijo la directora administrativa de la Casa del Teatro de Medellín, Clara Pabón Duarte.

El desarrollo urbano de Prado se orienta, desde 2017, bajo los principios del Plan Integral de Gestión de Prado, estrategia liderada por la Alcaldía de Medellín y la Agencia APP con acciones como la transformación de la carrera Palacé.

Esto a través de la luz dirigida que destaca las características arquitectónicas de los Bienes de Interés Cultural (BIC) para resaltar su valor, la recuperación del Parque Olano como ícono y referente de la memoria de Prado.

Y la nueva Galería Urbana A Cielo Abierto de la Calle Barranquilla con expresiones artísticas que reflejan la cultura, la vecindad, el barrio y el homenaje a personajes locales.

Las Zonas ADN en los territorios Patrimonial (barrio Prado) y Cultural y Educativo (sector de San Ignacio), se suman a la que fue inaugurada en noviembre de 2020 en el territorio Creativo (barrio Perpetuo Socorro).

En estos puntos se gestan redes, nodos, clústeres y otras formas de asociatividad que recogen las expresiones culturales, artísticas y de emprendimiento.

Lo anterior para el fortalecimiento de la economía creativa que en Medellín representa el 3 % del BIP, gracias a que este sector alberga 6.000 empresas formales que generan 33.000 empleos.

Los colectivos y organizaciones que tienen presencia han aprendido a aprovechar sus potencialidades y la riqueza con la que cuentan, pues allí existen más de 75 espacios culturales y están ubicados 28 sitios de interés histórico y más de 261 bienes inmuebles de patrimonio cultural local.

En resumen

La consolidación del Perpetuo Socorro, San Ignacio y Prado como Áreas de Desarrollo Naranja obedece a lo establecido en el Plan de Desarrollo Medellín Futuro 2020-2023.

Y se fundamenta en el Acuerdo Municipal 119 de 2019 que fomenta la articulación, el impulso, el reconocimiento, la formalización y la vinculación de las economías creativas a las dinámicas económicas.

16 nuevas manifestaciones entre las listas de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco

16 nuevas manifestaciones entre las listas de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco

Durante el tercer día del XIV Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, 14.COM, que se llevó a cabo en Bogotá, se escogieron 16 nuevas manifestaciones como Patrimonio de la Humanidad, una de ellas a la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial con medida urgente de Salvaguardia.

La última inscripción a la Lista que Requiere Medidas Urgentes de Salvaguardia fue el rito primaveral de Juraŭski Karahod, postulado por Bielorrusia.

Luego comenzó discusión sobre las inscripciones en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial: 1) El Arte de las cartas armenias y sus expresiones culturales, postulado por Armenia. Seguido por: 2) La trashumancia, el desplazamiento estacional del ganado a lo largo de las rutas migratorias en el Mediterráneo y en los Alpes postulado por Austria, Grecia e Italia. 3) El conocimiento, la tradición y la técnica relacionada a la palma de Dátil, postulado por Bahrein, Egipto, Irak, Jordania, Kuwait, Mauritania, Marruecos, Omán, Palestina, Arabia Saudita, Sudán, Túnez, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. 4) Ommegang de Bruselas, una procesión histórica anual y fiesta popular, postulada por Bélgica; 5)El Festival de la Santísima Trinidad del Señor Jesús del Gran Poder de La Paz, postulado por Bolivia; 6) La tradición y la técnica de hacer «airag» de Khokhuur, postulado por Mongolia; 7)Complejo cultural de Bumba-meu-boi de Maranhñao, postulado por Brasil; 8) Morna, práctica musical de Cabo Verde, postulado por Cabo Verde; 9) Cantos Bizantino, postulado por Chipre y Grecia; 10) La música y el baile de la bachata, postulado por República Dominicana; 11)Epifanía etíope, postulado por Etiopía; 12) El alpinismo, postulado por Italia, Francia y Suiza; 13)La técnica tradicional de crear y tocar Dotār, postulado por Irán; 14) La Talavera artesanal de Puebla y Tlaxcala de México y las cerámicas de la Reina y el Puente del Arzobispo de

España, y el proceso de su creación, postulado por México y España; 15) Sowa-Rigpa, el conocimiento o la ciencia de curar, postulado por India.

La Unesco cita en su cartilla ‘¿Qué es patrimonio cultural inmaterial?’ (¿What is Intangible Cultural Heritage?), «el patrimonio cultural inmaterial es lo que consideramos importante preservar para las generaciones venideras. Pueden ser significativas por su valor económico actual o futuro, pero también porque nos generan una cierta emoción o porque nos hacen sentir que pertenecemos a un país, a una tradición, a una forma de vida».

Al entrar en las Listas de la Unesco, lo que se le reitera a los países es que su manifestación se convierte en tesoro del mundo y todos entran a trabajar por su salvaguardia.