Intolerancia y falta de cultura ciudadana, las principales causas a los ataques.

El pasado 19 de marzo quedó registrado en un video de celular como un ciudadano rompía el parabrisas de un artículado, como José Ocoró Piedrahita, fue identificada esta persona que atacó con una piedra el bus, y casos como este, se están repitiendo casi que a diario contra el sistema de transporte masivo.

La intolerancia y la falta de cultura ciudadana, hacen que personas como José tomen la determinación de agredir un servicio que fue pensado para la gente, y la manera de movilizarse más rápido por la ciudad, pero que casos como este lo único que consigue es retrasar toda la operación diaria y damnificar a miles de usuarios.

Situaciones como esta, han llevado al punto de que las autoridades han ofrecido recompensas de hasta cinco millones de pesos para quien brinde información de los agresores del sistema y estos puedan ser judicializados, tal como sucedió en febrero pasado donde el propio alcalde de la ciudad salió en un video ofreciendo dinero para capturar al responsable de dañar un vidrio de un bus, esta persona días despues fue capturada con la sorpresa que tenía casa por cárcel, además de tener otra orden de captura por otros delitos.

Por su parte el gerente de Metrocali Óscar Ortiz, aseguró: “Frente a los hechos que se han venido presentando, lo primero es que hay que rechazarlos, porque son actos que no deberían suceder; lo segundo es hacer un llamado a la tolerancia por parte de las personas; y lo tercero es que tenemos que recuperar ese civismo y la cultura ciudadana que se han venido perdiendo. Estas acciones no solo ponen en riesgo la vida del agresor, sino también la de los usuarios y los colaboradores que prestan el servicio”.