A junio, el saldo total de la cartera de vivienda de las entidades afiliadas a la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia, Asobancaria, totalizó $103,5 billones de pesos, lo que representó un crecimiento del 9,9% con respecto a los $94,2 billones reportados en el mismo mes del año anterior. Un 71% del monto correspondió a crédito hipotecario, el 27% a leasing habitacional y un 2% a cartera titularizada.

En cuanto a los desembolsos, se observa una recuperación significativa. Este indicador pasó de 29.400 en el primer trimestre a 70.900 en el segundo trimestre de este año, lo que significó un incremento del 28,9%.

La cartera de crédito constructor de proyectos de vivienda, hasta junio, alcanzó los $16,7 billones de pesos, con un crecimiento del 30% con respecto al mismo período del año pasado. «Este crecimiento significativo se debe a dos factores: en primer lugar, la banca ha seguido comprometida en respaldar todos los proyectos en construcción, a pesar de la desaceleración. En segundo lugar, algunos constructores han solicitado plazos adicionales para el pago de sus deudas y se les han otorgado las prórrogas correspondientes. Hasta la fecha, la cartera de construcción sigue mostrando una muy buena calidad y un buen comportamiento, sin señales de alerta», destacó Guillermo Alarcón, director de Vivienda y Leasing de Asobancaria.

En cuanto a las tasas de interés, según cifras de la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC), en junio de 2023, la tasa promedio de los créditos en pesos para la adquisición de inmuebles VIS en los establecimientos bancarios fue del 15,22%, mientras que para la vivienda No VIS fue del 17,52%. «De acuerdo con la normativa, las tasas de interés de los créditos de vivienda son las más bajas dentro del portafolio bancario. Si observamos los niveles previos a la pandemia, las tasas de interés de los créditos hipotecarios se encontraban en un rango del 12% al 13%. Durante la pandemia, descendieron a cifras cercanas al 9% y actualmente se sitúan alrededor del 15%. Estos niveles de tasa están acordes con lo observado en el ciclo económico y la política monetaria en el país e incluso reflejan el esfuerzo de las entidades financieras de no transmitir un mayor costo de fondeo a los clientes”, concluyó Alarcón.

Comparte en tus redes