fbpx

Duque ha decidido no dejarse incomodar por el presidente Venezolano Nicolás Maduro, quien ha desplegado tres mil hombres de la fuerza armada nacional Bolivarianas  a lo largo de 2.219 kilómetros de frontera que comparte con el país cafetero, en la que realizarán además por ordenes del presidente venezolano, ejercicios bélicos a partir del 10 de septiembre, los cuales duraran 18 días, según lo indicado por el mandatario.

Esta acción se tomó desde el pasado 4 de septiembre luego que el presidente venezolano lo anunciara en el estado de Miranda, en el trascurso de la jornada de trabajo para fortalecer las alianzas estratégicas con el sector privado de la agroindustria. En dicho escenario, el mandatario venezolano aseguró en tono amenazante que “El presidente Iván Duque tiene un plan de provocación: él pretende montar un falso positivo, agredir territorio venezolano, para ir al Consejo de Seguridad de la ONU y armar un show político a costa de un conflicto armado. Por eso ayer decreté la alerta naranja, a todas las tropas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a lo largo y a lo ancho de la frontera con Colombia para proteger la soberanía de la tierra venezolana, para proteger la paz de Venezuela».

La respuesta del presidente Iván Duque no se hizo esperar y le manifestó al mandatario “Que ahora no salgan con bravuconadas de hablar de misiles en la zona de frontera; más bien, en vez de gastarse esa plata en misiles, que proteja al pueblo venezolano y le dé comida; pero, además, que salga del ejercicio de la dictadura y permita que Venezuela recupere su libertad para que la gente en Venezuela pueda tener mejor futuro y pueda tener esperanza”.

Recordemos que este nuevo cruce de palabras y amenaza incluida por parte del presidente Maduro, se da luego que se difundiera el vídeo de los disidentes de la guerrilla de las Farc, que, liderado por Iván Márquez, anunció el retorno de las armas. Esto sirvió de plataforma para las autoridades colombianas quien no dudaron en advertir que el vídeo había sido grabado en territorio venezolano, a lo cual el presidente colombiano manifestó que las Farc, encabezada por Márquez, es «una banda de narcoterroristas que cuentan con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro».

Tal anuncio que no cayó nada bien en Miraflores, en Caracas, provocó la reacción del presidente Maduro quien reapareció con esta nueva manifestación de guerra, en la que desplegó sus tropas, justificando su decisión por un posible ataque desde Colombia que estaría según el mandatario venezolano, orquestando un falso positivo para agredirá su país siendo así la excusa para iniciar un conflicto militar.

Según una fuente cercana la Casa de Nariño, de quien obviamos su nombre por temas de seguridad, señaló que este lunes durante una reunión que se realizó en el despacho presidencial, se determinó por parte de los altos mandos de las Fuerzas Militares y la Policía, no caer en el discurso de provocación propagandística del presidente Nicolás Maduro, sino que se determinó seguir con las rutinas normales en la frontera,  sin tomarse alguna medida extraordinaria, como despliegue de tropas adicionales, aunque  se mantendrá una vigilancia especial para sobreproteger cualquier eventualidad que atente contra la soberanía del país.