El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente francés, Emmanuel Macron, se citaron este jueves en Barcelona junto a una veintena de sus ministros para firmar el primer Tratado de Amistad entre ambos países, que pretende elevar al máximo la cooperación bilateral.

Sánchez se llevó a la capital catalana un evento que pretende evidenciar la excelente relación que tanto Moncloa como el Elíseo afirman que existe en la actualidad, aunque se pretende mejorar aún más con este tratado.

Este encuentro se desarrolla en medio de movilizaciones tanto en Barcelona como en Francia. Unos 6.500 independentistas, según la Guardia Urbana, protestaron esta mañana en la avenida Maria Cristina de Barcelona, a las puertas del Museu Nacional d’Art de Catalunya, donde se celebra la cumbre.

Pero también hay protestas en Francia convocadas por los sindicatos contra los planes de su Gobierno para aumentar la edad de jubilación. Eso ha provocado que, finalmente, varios ministros regresaran antes de lo previsto a París y que el titular de Trabajo, Olivier Dussopt, no viaje.

Por parte española acompañarán a Sánchez sus tres vicepresidentas y los ministros de Asuntos Exteriores, Defensa, Interior, Transportes, Educación, Agricultura y Cultura, que mantendrán reuniones por separado con cada uno de sus respectivos homólogos.

Tratado de Amistad y Cooperación

La 27 cumbre hispanofrancesa ha alumbrado el primer Tratado de Amistad y Cooperación entre el Reino de España y la República Francesa, que se conocerá como Tratado de Barcelona y con el que ambos países elevan sus relaciones al máximo nivel.

Se trata de un tratado homologable al que España tiene con su vecino ibérico, Portugal, y al existente entre Francia con Alemania e Italia. Estas son algunas de sus principales claves:

Invitaciones cruzadas a los consejos de ministros

Según establece el título I del tratado, dedicado a las relaciones de amistad y cooperación, «un miembro del Gobierno de una de las partes será invitado al Consejo de Ministros de la otra parte, al menos una vez cada tres meses y por rotación».

Refuerzo de interconexiones energéticas y apuesta por el H2MED

En el capítulo energético -un asunto crucial desde la guerra en Ucrania-, España y Francia se comprometen a «seguir desarrollando las interconexiones entre ambos países para alcanzar los objetivos fijados por la Unión Europea», dando prioridad al ámbito energético pero con las interconexiones de transporte y telecomunicaciones como objeto de «intercambios prioritarios».

El documento ratifica el compromiso de desarrollar «los proyectos de interconexión eléctrica y el proyecto H2Med -el hidroducto que debe conectar Barcelona y Marsella- de forma equitativa y de conformidad con las normas europeas».

Mención al exilio republicano

El tratado consta de 10 títulos y arranca con la voluntad de ambas partes de «enraizarse en la profundidad histórica de sus relación bilateral, forjada desde hace siglos».

En esta línea, menciona «la densidad y la profundidad de los vínculos humanos que los unen, y que perduran en la memoria personal de los descendientes de españoles, entre ellos los refugiados y combatientes de la libertad durante el exilio republicano, que han hecho de Francia su hogar», asegura el documento.

Consultas regulares en política exterior para consensuar posturas

España y Francia «se consultarán regularmente antes de las grandes decisiones europeas sobre temas de interés común, con el fin de tratar de establecer posiciones comunes y de impulsarlas conjuntamente, en el seno de las instituciones europeas y ante los demás Estados miembros».

En materia de política exterior, el tratado dice que «a nivel de Ministros de Asuntos Exteriores, se consultarán periódicamente sobre cuestiones de política exterior, en particular las que afecten a sus intereses nacionales, así como en caso de crisis y antes de los grandes acontecimientos internacionales».

Reunión anual del consejo hispanofrancés de defensa

El Consejo Hispanofrancés de Defensa y Seguridad, en el que participan los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de los dos países, se reunirá anualmente para examinar conjuntamente las cuestiones de política exterior y los avances en materia de política de defensa y seguridad, tanto a nivel bilateral como europeo e internacional.

Compromiso con la libertad de circulación en las fronteras

«Las partes reiteran su compromiso con el buen funcionamiento del espacio sin controles en las fronteras interiores, que representa un resultado esencial del proyecto europeo», señala el texto, por el cual España y Francia «se comprometen a preservar el acervo de Schengen y la libertad de circulación y a garantizar su continuidad, profundizando su cooperación bilateral y europea a tal efecto».

Mejora de la ejecución de las ordenes de detención

Este mayor estrechamiento de las relaciones entre España y Francia también conlleva el compromiso de que ambos países «promoverán y mejorarán la ejecución de los instrumentos de reconocimiento mutuo, en particular las órdenes europeas de detención y entrega (OEDE), las órdenes europeas de investigación (OEI), los certificados de embargo y decomiso, las transferencias de procedimientos penales y apoyarán la creación de equipos conjuntos de investigación (ECI), siempre que sea necesario», precisa el tratado.

Creación de un grupo de trabajo sobre cuestiones migratorias

Por otra parte, también se aumenta la cooperación en la gestión de la migración, de forma que se entablará un «diálogo regular» sobre esta cuestión «a todos los niveles» y se creará «un grupo de trabajo hispanofrancés sobre cuestiones migratorias (GCM).

Facilitación de la obtención del doble bachillerato

En materia educativa, ambas partes «desarrollarán dispositivos de cooperación educativa y lingüística que permitan la doble obtención del bachillerato general francés y del bachillerato español, como el BachiBac y el Bachillerato Francés Internacional (BFI)».

Fomento de los intercambios culturales y turísticos

En el terreno cultural, España y Francia fomentarán «los intercambios, la traducción, la difusión y la circulación de obras, ideas y conocimientos de sus países y promoverán la realización de proyectos culturales conjuntos».

Apuesta por la industria europea y el Foro Económico Anual

En cuanto a la industria, los dos países promoverán la aplicación de una «política industrial europea ambiciosa, destinada a reforzar la autonomía estratégica y la capacidad de recuperación de la Unión Europea».

Diplomacia feminista

El tratado también contempla colaboraciones en otros muchos diversos ámbitos, entre ellos la igualdad de género.

En esta línea, ambos socios se comprometen a «la promoción de la diplomacia feminista» y a fomentar «la igualdad de género en todos los foros internacionales».

Premio científico conjunto

En materia de ciencia, además de reconocer la aportación de los científicos españoles en Francia y de los franceses en España, fomentarán la movilidad entre ambos países, se impulsará el premio científico hispanofrancés Betancourt-Perronet.

Fuente: EFE