fbpx

Desde que inició la crisis migratoria de ciudadanos venezolanos hacía el país, la Alcaldía de Enrique Peñalosa ha sido una abanderada en atención a esta población, con programas que superan los $200 mil millones de pesos.

“Hemos hecho todo para darles el apoyo, creando infraestructura para atenderlos en salud, educación, asesoría… La mayoría de los venezolanos son personas buenas y trabajadoras, y su migración también puede contribuir positivamente a la productividad del país, por eso le pedimos formalmente al Gobierno Nacional que les otorgue una Visa Especial de trabajo”, recalcó el alcalde Enrique Peñalosa.

Para esto diseñó una estrategia de atención integral para apoyar a esta población en su llegada a Bogotá, con servicios que cubren frentes como salud, educación, orientación en trámites y servicios, entre otros.

Según Migración Colombia, Bogotá es la ciudad del país que ha recibido el mayor número de migrantes venezolanos, con una cifra de 357.667, de los cuales 170.214 cuentan con el Permiso Especial de Permanencia (PEP), mientras que 187.453 se encuentran en condición migratoria irregular. Sin embargo, se estima que esta cifra sea superior a los 400 mil sumando los venezolanos no registrados.

Ante este panorama, entidades de la Alcaldía de Bogotá como las Secretarías Social, de Gobierno, Seguridad, General, Salud, Educación, Desarrollo Económico, Cultura, Mujer, el Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal, entre otras, redoblaron esfuerzos para atender a los nuevos ciudadanos de Bogotá, sin desatender a la población vulnerable connacional.

Atención a la población migrante acogida en Bogotá

La voluntad de la actual Alcaldía de Bogotá por mejorar las condiciones de vida de migrantes venezolanos se ha visto reflejada en la consolidación de la ‘Ruta de Atención al Migrante’, que está integrada por el SuperCADE Social, el Centro de Atención al Migrante, el Centro de Acogida La Maloka y el Centro Abrazar, creados por el Distrito.

En estos espacios se prestan servicios de información, atención y referenciación a la población migrante, donde se han atendido a más de 11.000 venezolanos con una inversión cercana a los $3.676 millones.

«Cuando manifiestan una voluntad de permanencia tenemos el Centro de Atención al Migrante donde unos equipos de profesionales orientan a estas personas de su realidad en el país y permiten que no los engañen con permisos falsos que solo son otorgados por el Gobierno Nacional”, recordó la secretaria de Integración Social, Gladys Sanmiguel.

Además, en la atención de miles de ciudadanos venezolanos en hospitales y otras instituciones de salud, con una inversión superior a los $70 mil millones y con un crecimiento exponencial para el 2019.

Igualmente, en los jardines infantiles se han atendido 2.800 niños migrantes con una inversión de $6,8 millones por niño, para un total de $19.040 millones.

Por su parte, en los colegios públicos de la ciudad más de 26 mil niños venezolanos reciben educación. Teniendo en cuenta que la inversión anual por niño es de $4,4 millones, esto representa recursos anuales por $116 mil millones.

Propuesta de Visa Especial

La Alcaldía de Enrique Peñalosa propone al Gobierno Nacional una Visa Especial que sea otorgada a todos los venezolanos que la soliciten y que puedan demostrar permanencia de más de un año en el país, que les permita estar en Colombia de manera regular, así como trabajar en cualquier actividad y aportar al desarrollo del país.

“De manera formal consideramos que es importante y urgente que a los venezolanos se les dé una Visa de Trabajo y se les otorgue después de unos años la nacionalidad. El que no se facilite esta posibilidad tiene toda clase de costos porque al estar en la informalidad se convierten en una competencia desleal frente los trabajadores colombianos”, reiteró el alcalde Peñalosa.

Con esta Visa Especial, los ciudadanos venezolanos, además de acceder a derechos que les permitan una mejor calidad de vida, también tendrán que asumir con responsabilidad todos los deberes que conlleve esta posición de legalidad.

Este documento, sería una categoría adicional a las tres visas ya existentes, por lo que se sugiere la modificación del Decreto 1067 de 2015 y la Resolución 6045 de 2017.

A su vez, se recomienda que sea un visado electrónico que no genere costo y que además se expida la cédula de extranjería, lo que permitiría el ejercicio de deberes y derechos a los ciudadanos venezolanos.

La Visa Especial es vista por la Alcaldía de Bogotá como una oportunidad para el país, que permite un escenario óptimo para la permanencia de estos ciudadanos.

Así mismo, al regularizar su condición, se permite mejorar la seguridad y entrar al escenario formal del mercado laboral, contribuyendo así en temas fiscales y en salud.

La propuesta debe ir acompañada de una flexibilización en la homologación de títulos académicos que permitan una verdadera inserción en el mercado laboral.