fbpx

En el casco urbano de Murindó, según el secretario de Gobierno de Antioquia, se ha confirmado que por lo menos 2.898 indígena se han recluido ante los enfrentamientos que sostiene en sus territorios el Clan del Golfo y el ELN.

Este hecho ha generado una problemática interna dentro de sus comunidades, ya que ha generado desplazamiento por amenazas continuas y han denunciado reclutamiento a menores de edad, como también ha dificultado las labores diarias de los indígenas, quienes ya no pueden ejercer el oficio de caza o de agricultura. Una crisis que bien ha venido acrecentándose y no ha encontrado por parte de las autoridades atención.

“Nos hemos cansado de denunciar, eso no sirve para nada, queda tan solo en el papel, pero las autoridades se hacen la de la vista gorda. Da rabia que no nos presten atención, que nos dejen a merced de la guerra, la violencia, la desaparición, el secuestro, la injusticia. Desde que se posesionó este gobierno parece que no les importa un rábano a los indígenas, parece que fuera una orden del gobierno que nos extingan, y es que tienen buena parte de responsabilidad en este genocidio, pues bien pareciera bien el actor intelectual por su omisión, indiferencia”. Aseguró con profunda tristeza el Edelmiro Pibajoy.

Según a respondido el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Séptima División del Ejército, este hecho se debe a la presión militar que se ha efectuado en el Bajo Cauca, Norte y Urabá, que ha causado que estos grupos armados se hayan visto obligados a emigrar a los territorios donde han presencia indígena.

«La operación militar que se está desarrollando entre Mutatá, Antioquia, y El Carmen del Darién y Riosucio, en Chocó, ha hecho que el Clan del Golfo y el ELN se tengan que desplazar y hagan hoy presencia entre Frontino, Dabeiba y Murindó», señaló el alto oficial.

El líder indígena Edelmiro Pibajoy mientras tanto increpa al alto militar y asegura “no es algo de ahora como dicen que estos grupos armados hacen presencia por un hecho de presión militar, más bien esto parece un resguardo, o varios resguardos armados, por decirlo de esta manera, pues aquí ellos (el ELN y el Clan del Golfo), desde hace tiempo, sobre todo ahora que Duque subió al gobierno, parece tomaron más confianza para afincarse en nuestros terrenos”.

Ante esta problemática las gestiones de la Gobernación de Antioquia se activaron, por lo que crearon una comisión humanitaria que ya han enviado al municipio de Murindó, en donde se realizaran acompañamiento psicológico y jornadas de salud. De igual manera se adelantará una estrategia para reactivar la jornada escolar de más de 5000 niños indígenas quienes han visto frustrado sus deseos de estudiar, ante los continuos enfrentamientos que se presentan en sus territorios.