fbpx

En una auditoría realizada por el ente de control se determinó, que el proyecto para adecuar la carrera séptima al sistema de transporte de Transmilenio, no ha resultado como se preveía inicialmente y su retraso estaría generando sobrecostos administrativos y fiscales.

Según la Contraloría, los $287.957 millones invertidos en la compra de los predios no han sido eficaces, pues no fueron utilizados de manera oportuna lo que ha generado una carga administrativa y económica tanto en el cuidado como custodia y mantenimiento de lo adquirido.

En el ejercicio auditor, se evidenciaron 13 hallazgos administrativos de los cuáles, cuatro tendrían un presunto alcance fiscal por $448 millones, tres tendrían mérito para indagación preliminar y 9 con presunta incidencia disciplinaria.

Además, la entidad identificó seis predios que tenían suscrito promesa de compraventa y se habían recibido pagos parciales por la suma de $1.870 millones, pero con corte a diciembre de 2019 no se había finalizado el proceso de escrituración y registro de las propiedades.

Dentro del procedimiento de auditoria también se halló un posible detrimento fiscal de $78 millones al no realizarse ocho de las 11 reuniones de finalización por las deficiencias que presentaba el contrato.

Finalmente, la Contraloría advirtió problemas en el manejo de la información financiera pues, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) presenta en los estados financieros a diciembre 31 de 2018 los registros, clasificación y revelaciones de ejecución de los contratos 1073 y 1104 de 2016, de consultoría y auditoría por $10.249 millones en la cuenta de Bienes de Uso Público en Servicio. Según las resoluciones que rigen este aspecto de la operación, deberían estar en una cuenta diferente, hecho que podría generar sesgos en la información financiera.

A eso se suma el hecho de que el IDU repartió la ejecución del valor de esos contratos en Troncales diferentes a la Troncal Carrera Séptima donde fueron ejecutados otros recursos.

Desde diciembre 6 de 2019, el IDU se comprometió a desarrollar un plan de mejoramiento que permitiera corregir los errores encontrados en la auditoría.