Narciso García es un agricultor del municipio de Pradera (Valle), único campesino con certificación mundial Rainforest Alliance por buenas prácticas agrícolas enfocadas a proteger el medio ambiente con el cultivo del Café, de esta zona del país.

Narciso, como gran parte de los campesinos de este municipio, también vivió la época de la violencia, perdiendo a varios de sus familiares. Y teniendo que abandonar su finca por 12 años.

Pero con la perseverancia, y creyendo en que todo iba a cambiar, volvió hace ocho años a empezar desde cero. Y fue allí cuando decidió continuar en su labor de recolección de café.

Ahora, con ayuda del comité de cafeteros, saca de su finca el Café Paradise un tipo de bebida excelsa que se consume en los Estados Unidos y Japón y Holanda. Con lo que ha mejorado así sus condiciones de vida y las de su familia.

 

«Al principio fue muy duro, pero con persistencia y el empuje de mi familia lo logré. Escuché por radio acerca de las certificaciones, así que fui con el comité para que me explicara. Una vez tuve estos conocimientos y con mucho trabajo llegó la certificación», contó García.

«Lo primero que se debe tener en cuenta es cuidar el Medio Ambiente. Lo segundo es llevar registro de todo, tercero no contratar menores de edad, brindar un albergue cómodo, no discriminar por sexo, raza, religión y pagar lo justo», agregó el caficultor.

Ahora Narciso, con la humildad que lo caracteriza, continúa en sus labores y ayudando a otros productores para sacar el mejor café de la región. «El secreto de mi finca es mantener el café limpio sin maleza, y siempre coger granos rojos», puntualizó.