La serenidad de los habitantes del municipio de Tuluá se vio abruptamente interrumpida por la detonación de un artefacto explosivo, cargado con pólvora negra, frente a los juzgados penales locales. Este lamentable incidente resultó en daños estructurales en los establecimientos comerciales cercanos.

Las autoridades se encuentran actualmente llevando a cabo una exhaustiva investigación, buscando obtener información de las evidencias físicas y dando seguimiento para identificar a los responsables de este suceso. El alcalde John Jairo Gómez Aguirre confirmó que el evento no causó heridas a personas y que los daños materiales están siendo evaluados.

De acuerdo con el análisis de los técnicos del grupo antiexplosivos de la Policía, se concluyó que el artefacto consistía en un paquete con pólvora comprimida. El mandatario condenó enérgicamente lo acontecido y solicitó una rápida resolución de las investigaciones para esclarecer los autores de este y otros actos delictivos que han generado inquietud en la comunidad.

El Consejo Superior de la Judicatura se unió al llamado del alcalde, instando a las autoridades a garantizar la protección y seguridad de los servidores de la Rama Judicial en Tuluá. La Policía Valle, por su parte, está intensificando las medidas de seguridad en el marco del próximo proceso electoral que se llevará a cabo en octubre, con el objetivo de brindar tranquilidad a la ciudadanía de Tuluá. Es importante recordar que hace tan solo dos semanas se llevó a cabo un consejo de seguridad con la presencia del ministro de defensa, donde se adoptaron medidas para enfrentar esta ola de violencia y asegurar la protección de la comunidad.

Comparte en tus redes