Mutatá, localizado en el Urabá antioqueño, enfrenta una dolorosa realidad tras el trágico asesinato de Argemiro Mayo, conocido como «El Profe», destacado líder social de la localidad. El fatídico incidente tuvo lugar cuando Mayo, acompañado por su hermano, retornaba a su hogar en un vehículo particular y fue interceptado por dos motocicletas que, sin contemplaciones, dispararon contra él, dejando su cuerpo sin vida en la vía que conecta Mutatá con Chigorodó, específicamente en el sector Surrambay del corregimiento de Caucheras.

Argemiro Mayo, quien dedicó más de 20 años a dirigir la Casa Juvenil de Mutatá, desempeñaba un papel fundamental en la comunidad. Además de su labor en la Casa Juvenil, participaba activamente en una asociación de negritudes y jóvenes campesinos, así como en el Consejo Comunitario de Paravandocito. También era un defensor comprometido de los derechos de la población afro ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Su trágico fallecimiento subraya la crítica situación de seguridad en Mutatá, donde, en los primeros 10 días de 2024, se han registrado cuatro homicidios, dos de ellos en un lapso inferior a 24 horas. Las autoridades han iniciado una investigación para esclarecer los motivos y autores de este homicidio, mientras la comunidad clama por justicia en memoria de «El Profe».

Rechazo por el asesinato de Argemiro Mayo

Manuel García Lozano, diputado de Antioquia por el Pacto Histórico – Polo Democrático Alternativo, rechazó el asesinato de Argemiro Mayo.

“Se ha vuelto reiterativo el ataque a los defensores de Derechos Humanos de la región de Urabá, por lo que hacemos un llamado enérgico a los grupos armados a cesar toda acción violenta en contra de quienes defienden la vida y la democracia en los territorios”, sostuvo.

Argemiro Mayo, según las cifras de Indepaz, se convirtió en el quinto líder social asesinado en Colombia en lo que va del año 2024.

Comparte en tus redes