La banca, la industria y el Gobierno Nacional ven con buenos ojos que los riesgos inflacionarios de meses atrás hoy se encuentran acotados. En efecto, los datos más recientes de inflación permiten al mercado anticipar un cierre para el 2023 de un solo dígito.

En este aspecto, destacaron el oportuno accionar del Banco de la República permitió que se dieran estos resultados en materia de precios.

La credibilidad monetaria, uno de los principales activos, continúa siendo motivo de orgullo para los colombianos y respaldo de la estabilidad macrofinanciera.

Sin embargo, indicaron que esta nueva realidad en materia de precios, de la mano de un consumo de los hogares, que se ha mesurado, habla a los agentes del mercado y a los empresarios de la necesidad de anticipar posibles recortes de la tasa de interés de referencia del Banco de la República, como en efecto los analistas ya lo prevén.

Argumentaron que es positivo, desde luego, que la Superintendencia Financiera haya implementado las medidas adecuadas para dinamizar el otorgamiento de crédito, como el ajuste de la Normativa del Coeficiente Estable Neto (CFEN), medidas que estamos seguros complementarán nuestro panorama en términos de liquidez.

Concluyeron que hay la seguridad de que este estímulo monetario le facilitará a la industria dinamizar sus procesos productivos, contribuyendo a su vez con una mayor creación de empleo. El Ministerio de Hacienda, la ANDI y Asobancaria consideran que iniciar un rápido abaratamiento del crédito es requisito previo para la reactivación de la demanda interna de cara al 2024.

Comparte en tus redes