La Gobernación de Antioquia ha distinguido con el Escudo de Antioquia, categoría oro, al renombrado poeta, novelista y ensayista William Ospina Buitrago, en reconocimiento a su destacada contribución a las letras y su incansable compromiso con la promoción de la diversidad cultural y la defensa de la educación como piedra angular de la sociedad.

Este galardón no solo resalta la brillante trayectoria literaria de Ospina como uno de los exponentes más significativos de la literatura colombiana, sino que también resalta su participación activa en temas cruciales como el medio ambiente y los debates políticos nacionales.

La condecoración adquiere un significado especial al poner de relieve la convicción de Ospina sobre la educación como un proceso que se inicia mucho antes de la escolarización formal y que va más allá de las aulas de clase. Para el escritor, enseñar a pensar es la esencia de la verdadera educación. Esta perspectiva subraya su firme compromiso con la formación integral de individuos, resaltando que la educación genuina implica el cultivo del pensamiento crítico y la capacidad de reflexión. En este sentido, el reconocimiento no solo celebra su brillante carrera literaria, sino también su impacto en la sociedad como defensor incansable de valores fundamentales.

La carrera de William Ospina

El reconocido autor ha enriquecido la literatura con obras destacadas como «Ursúa» (2005), «El país de la canela» (2008), «La serpiente sin ojos» (2012), «El año del verano que nunca llegó» (2015), «Guayacanal» (2019) y su más reciente obra, «Pondré mi oído en la piedra hasta que hable» (2023). Estas novelas recibieron elogios de íconos literarios como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y Fernando Vallejo.

Durante su carrera, William Ospina Buitrago ha sido merecedor de prestigiosos reconocimientos, entre los que se destacan el Premio Nacional de Ensayo de la Universidad de Nariño (1982), el Premio Nacional de Poesía del Instituto Colombiano de Cultura (1992), el Premio de Ensayo Ezequiel Martínez Estrada de Casa de las Américas (2003), el Premio Nacional de Literatura (2006), el Premio al mejor libro de ficción (2006) y el ilustre Premio Rómulo Gallegos (2009) por su novela «El país de la canela».

“Mi gratitud inmensa por este homenaje. Sé lo que esto significa, que en Antioquia, una tierra que es que es célebre por saberle rendir homenaje al talento y al esfuerzo, me hayan tenido en cuenta para este acto se los agradezco inmensamente. Estoy muy conmovido, estoy muy contento y pues mi vínculo con Antioquia, que ha sido grande a lo largo del tiempo, tiene un momento más que lo intensifica y eso me llena de gratitud”, expresó Ospina Buitrago al recibir este reconocimiento.

El gobernador, Aníbal Gaviria Correa afirmó que, en una época tan compleja y tan difícil, espera que “siga enriqueciendo la literatura colombiana, la literatura latinoamericana con la riqueza de sus investigaciones y de su lenguaje”.

Comparte en tus redes