fbpx

En la Bundesliga 2 se presenció el penal más insólito en la historia del fútbol mundial: Michael Eberwein, jugador de Holstein Kiel se encontraba con los suplentes calentando cometió un penalti sin jugar un solo minuto; algo jamás visto en la historia del fútbol.

Poco antes de terminar el primer tiempo, Silvere Ganvoula remató al arco, pero su disparo fue a parar a los pies de  Eberwein, que tocó el balón antes de que este traspasara la línea de meta.

De este error se percató el arbitraje que no dudó en avisarle al principal Timo Gerach que inmediatamente fue a revisar la jugada en el monitor del VAR. Al ver las imágenes del jugador suplente del cuadro local, decidió pitar penal a favor del VfL Bochum y le mostró la amarilla al jugador.

La pena máxima fue cobrada por Ganvoula para igualar las acciones, pero esto no evitó que el Holstein Kiel se llevara la victoria, ya que en el segundo tiempo pudo irse arriba con un tanto de Janni Serra. Tras el error cometido, Eberwein no vio minutos.