El reconocido actor y director francés Samuel Theis, conocido por su destacada actuación en la exitosa película «Anatomía de una caída», está actualmente siendo investigado por una presunta agresión sexual durante la filmación de su más reciente proyecto como director, titulado «Je le jure».

Una investigación está en marcha después de que, durante una fiesta celebrada la noche del 30 de junio al 1 de julio pasados, un miembro del equipo técnico que trabajaba en la película presentó una denuncia ante la fiscalía de Metz, en la región este de Francia, acusando a Samuel Theis de un encuentro sexual no consentido.

La investigación continúa en curso, y a finales de noviembre, el técnico presentó una segunda denuncia buscando daños y perjuicios por la vía civil.

Sin embargo, esta aún no ha llegado oficialmente a manos de la Fiscalía, según informó el canal televisivo BFM este miércoles. La víctima sostiene que el encuentro fue no consensuado, mientras que el realizador alega que fue consensuado, según informó su defensa, que hasta ahora no ha respondido a preguntas de EFE.

Los incidentes se habrían desarrollado en un apartamento alquilado en Metz para alojar al director durante el rodaje de la película. Después de una fiesta con miembros del equipo, incluyendo a Theis y el denunciante, que se quedaron jugando al póker hasta altas horas de la madrugada, el técnico se quedó dormido en un baño en estado de ebriedad, según testimonios recogidos por la prensa local.

Posteriormente, el realizador colocó al técnico en una cama, y una vez que los demás invitados se marcharon, Theis se acostó junto a él, durmiendo ambos hasta la mañana siguiente. Fue al día siguiente cuando, según la denuncia, ocurrió el incidente sexual, del cual también fue testigo accidentalmente otra integrante del equipo que se encontraba alojada en el mismo apartamento y que, según la defensa del acusado, lo describió como un «momento tierno».

El director, de 45 años, conocido también por «Mil noches, una boda» («Party girl», 2014), afirma que, en los días siguientes, ambos hablaron de manera relajada y acordaron no hacer público el incidente. Sin embargo, el 4 de julio, la víctima habría enviado un mensaje al realizador expresando que no creía haber dado su consentimiento y compartió su malestar con otros miembros del equipo.

«No estaba en mi estado normal, me siento como si me hubieran drogado», declaró el joven al medio Télérama.

Según una investigación del diario Libération, la productora implementó un protocolo para mantener a Theis separado del resto del equipo y se llevaron a cabo pesquisas recogidas en un extenso dossier de 300 páginas.

Comparte en tus redes