El exalcalde de San Calixto, Yadil José Sanguino Manzano, fue liberado el pasado miércoles 20 de diciembre por las disidencias de las FARC en una zona apartada de Tibú, Norte de Santander. El procedimiento contó con la presencia de entidades como el Comité de la Cruz Roja (CICR), la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, la ONU, la Conferencia Episcopal y recibió el respaldo de la Defensoría del Pueblo.

La liberación se llevó a cabo en concordancia con los compromisos establecidos en la Mesa de Diálogos de Paz del gobierno colombiano y el Estado Mayor Central de las FARC-EP. Tras permanecer 35 días en cautiverio, Sanguino Manzano podrá regresar a su familia durante las celebraciones de fin de año.

Reacciones tras la liberación del exalcalde de San Calixto

“Confirmamos que recibimos a esta persona como parte de nuestra labor de intermediario neutral y con un fin exclusivamente humanitario. El respeto por el mandato y la experiencia del CICR nos permiten mantener la confianza de las partes y facilitar la liberación”, afirmó Cristina Cisneros, delegada del CICR en esta zona de Norte de Santander.

Leonardo González, director de Indepaz, había expresado anteriormente su condena al secuestro del exalcalde y exigido la libertad de todos los secuestrados. González criticó que el representante del Estado Mayor Central (EMC) en el mecanismo de veeduría estuviera involucrado en el secuestro.

Además, Insistió en la urgencia de la liberación de todos los secuestrados, considerando el acto como una violación del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y de los derechos humanos, además de un error táctico, político y ético.

Al conocer los detalles de la liberación de Sanguino, el director de Indepaz celebró el acontecimiento y reiteró su posición sobre la gravedad del secuestro como una afrenta al DIH y los derechos humanos.

Comparte en tus redes