En las últimas horas, se ha desatado una intensa discusión en Medellín acerca de la situación que afecta a María Camila Villamizar y otros empleados de entidades públicas que mantuvieron algún tipo de vínculo con la administración anterior. Recientemente, salió a la luz un presunto caso de persecución y acoso laboral dentro de Empresas Públicas de Medellín, coincidiendo con el cambio de administración encabezado por Federico Gutiérrez y John Maya Salazar.

A pesar de que es común que las nuevas administraciones coloquen a sus propios colaboradores en las entidades bajo su jurisdicción por razones ideológicas, algunos funcionarios que trabajaban en la administración anterior están siendo perseguidos, coaccionados y presionados para renunciar. Esto afecta particularmente a aquellos que tienen alguna relación o amistad con el exgerente de EPM, Jorge Carrillo, y el exalcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle.

Esta decisión plantea interrogantes, ya que en Colombia, las personas tienen la libertad de votar por el candidato de su elección en un proceso democrático, y esto no debería ser motivo para ser perseguidos en sus lugares de trabajo. Aunque muchos funcionarios optaron por renunciar días antes de que finalizara el año 2023, otros decidieron mantener sus empleos, contando con contratos a término indefinido en EPM y cumpliendo con sus responsabilidades laborales.

María Camila Villamizar y la persecución que enfrenta por su empleo en EPM

Uno de los casos más destacados es el de María Camila Villamizar, quien anteriormente ocupó los cargos de Secretaria Privada y de Gobierno en la Alcaldía de Medellín y actualmente ostenta un importante cargo directivo en EPM: Gestión de Relaciones con el Gobierno Nacional.

Según informes de varios medios locales, la dirección de la empresa está a la espera de que finalice su período de vacaciones para exigirle su renuncia. Este episodio ha suscitado un debate sobre la persecución política y el acoso laboral hacia aquellos que piensan de manera diferente al nuevo gerente y al nuevo alcalde de Medellín.

María Camila Villamizar, originaria de Cúcuta, asumió su cargo el 22 de octubre con un contrato a término indefinido. La única manera de finalizar su contrato sería declarar su posición insostenible y pagar la correspondiente indemnización a la que tiene derecho.

Comparte en tus redes