Este año, el Gobierno enfoca esfuerzos en reducir la pobreza con el programa Renta Ciudadana, extendiendo su cobertura universal a hogares del grupo A del Sisbén. La iniciativa beneficiará a cerca de tres millones de hogares, priorizando áreas históricamente desatendidas con altos índices de desnutrición infantil, como Chocó y La Guajira.

De acuerdo con Laura Sarabia, directora de la entidad, “es la primera vez que un programa de asistencia de transferencias monetarias atiende toda la población en pobreza extrema. La idea es que podamos tener cada 45 días un pago de entre 300 y 500 mil pesos, de acuerdo a si es una madre cabeza de hogar o una persona con discapacidad”.

Meta del programa Renta Ciudadana

Como lo anunció en septiembre pasado el presidente de la República, Gustavo Petro, en su cuenta de X, “el objetivo de la Renta Ciudadana, de hasta medio millón de pesos mensuales a madres cabeza de familia, es disminuir sustancialmente la desnutrición infantil”.

Sarabia recalcó que actualmente el programa no requiere inscripción: “todo el andamiaje del Gobierno Nacional y del Estado como tal ubica a la persona que está en pobreza, en condiciones vulnerables, y podremos atenderla de manera real y eficiente”.

La directora indicó que se estarán evaluando las corresponsabilidades de cada hogar y sobre todo con el Registro Universal de Ingresos poder determinar realmente las condiciones de vida de esas personas.

“El presidente nos ha dicho que no es llevar el Estado a los territorios, sino que de los territorios emerja el Estado, y ese es el objetivo de cada una de nuestras políticas”, agregó Sarabia.

La directora de Prosperidad Social anunció que el Banco Agrario será el principal aliado para las formas de pago del programa, buscando eficiencia en la llegada a los territorios. Aunque se enfatizó en la colaboración con todo el sector bancario para una mayor cobertura.

Utilizando información del Sisbén y sus actualizaciones, el gobierno planea tener un control detallado de las corresponsabilidades en generación de ingresos, educación y salud. En el último ciclo de pagos iniciado el 27 de diciembre pasado, se destinaron más de 1 billón de pesos para beneficiar a 2.5 millones de familias, tanto bancarizadas como no bancarizadas.

Comparte en tus redes