A través de redes sociales, el expresidente Álvaro Uribe Vélez se refirió a la decisión de la Jueza 28 de conocimiento de Bogotá, Carmen Helena Ortiz, quien no avaló la solicitud del fiscal Gabriel Ramón Jaimes de precluir el caso. En la investigación en contra del exmandatario por delitos que se registran en su contra.

En un video de 30 minutos, el también exsenador tituló su intervención con el rótulo ‘Expropiaron mi reputación’. Haciendo referencia a las elecciones presidenciales y sin mencionar a Gustavo Petro, el exmandatario arremetió con varios militantes de la izquierda.

Y, además, deploró la falta de valoración del juzgado -según él- se ignoraron las alteraciones a las grabaciones del reloj del exparamilitar Juan Guillermo Monsalve y los mensajes de WhatsApp entre Caliche y Monsalve. También la emprendió contra el senador Iván Cepeda, quien lo acusó de sobornar testigos.

El exjefe de Estado leyó un documento con 41 puntos, en el que sostiene que, según la jueza Ortiz, habría desestimado pruebas para que su caso fuera archivado. Y agregó que nunca manipuló testigos en el caso que se le acusa de supuesto soborno a testigos y fraude procesal que se inmutó en julio de 2018.

«Nunca tuve la iniciativa de buscar un testigo, simplemente autoricé al doctor Diego Cadena para corroborar la información que me llegaba. No hay una sola prueba que pueda poner en duda esta afirmación», aseguró el exsenador.

Antes de llegar a esta instancia, la Corte Suprema rechazó la supuesta manipulación de testigos del Cepeda en contra de Uribe. El caso dio un giro que nadie esperaba, pues el demandante terminó siendo el demandado, hasta que el alto organismo le abrió pliegos por manipulación de testigos y fraude procesal.

El exmandatario indicó que «esas evidencias que acreditan que nunca ordené buscar testigos, sino corroborar información que me llegaba; que jamás tomé la iniciativa de ofrecer un beneficio, ni autoricé ni supe previamente de giros de dinero, ni pasó por mi mente pedir que mintieran u ocultaran la verdad».

Asimismo, el proceso pasó de la Corte Suprema de Justicia a la Fiscalía, después de la renuncia a su curul del senado, en agosto de 2020.

«No se ahorraron insultos al delegado de la Fiscalía y expresiones desobligantes contra el delegado de la Procuraduría, incluso contra el doctor Jaime Granados (defensor). La ubicación ideológica vieja de algunos, de crianza de otro, y con fanatismo de recién convertidos de dos de ellos, parece darles este derecho», dijo.

En su defensa, Uribe aseguró que hay pruebas latentes que demuestran que el testigo clave en esta diligencia, Monsalve, era amigos de alias ‘Caliche’ y tenían alguna cercanía para manipular la información en este proceso.