Diferentes actores la escena educativa, cultural y del movimiento negro propusieron iniciativas educativas que promuevan transformaciones culturales para superar las prácticas esclavistas que prevalecen en el tiempo.

esde el Gobierno Nacional se proyectan importantes acciones para la lucha contra la erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud, como la trata de personas, la explotación sexual, el trabajo infantil, el matrimonio forzado y el reclutamiento forzoso de niños, niñas y adolescentes en el conflicto armado. En todas estas problemáticas la educación tiene un papel transformador relevante para la recuperación de la dignidad y los cambios culturales que requiere nuestra sociedad.

Así quedó demostrado en el primer Diálogo Intercultural por la Etnoeducación que contó con la presencia de la viceministra de Educación Superior, Aurora Vergara Figueroa, quien ratificó el compromiso del Presidente Gustavo Petro, de la vicepresidenta Francia Márquez y del Ministro Alejandro Gaviria, para construir paz y reconciliación con la educación como fuerza transformadora de la vida.

«En el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud dialogamos con los etnoeducadores sobre la importancia de su rol para transformar el presente y futuro de nuestros niños, niñas y jóvenes, de cara a garantizar la equidad racial y territorial en Colombia con el objetivo fundamental de vivir con dignidad», dijo la viceministra de Educación Superior, Aurora Vergara Figueroa.

La Viceministra sostuvo que desde el Ministerio de Educación Nacional se reconoce el valor de los etnoeducadores en la construcción de una nueva narrativa de país. «Su aporte al conocimiento y el saber de las comunidades étnicas ha plasmado en nuestros niños, niñas y jóvenes una noción de valor sobre su existencia», agregó.

«Hoy, los desafíos de la educación pasan por abordar desde las aulas las nuevas formas de esclavitud, opresión y estigmatización que existen en Colombia, entendiendo las problemáticas propias de cada estudiante y cada territorio. Nuestra misión está en hacer de la educación un vehículo para la paz», enfatizó la Viceministra Aurora Vergara quien escuchó atentamente las necesidades de los docentes con miras a la consolidación de la agenda Etno- educativa al año 2030.

Durante la jornada y en acto solemne se firmó la declaratoria para la erradicación de cualquier forma de esclavitud y discriminación.

En cifras vale la pena resaltar que según la Organización Internacional del Trabajo – OIT, en 2021 había 10 millones más de personas en situación de esclavitud moderna en comparación con 2016, lo que eleva el total a 50 millones en todo el mundo. Las mujeres y los niños siguen siendo desproporcionadamente los más vulnerables, de allí que estos espacios de diálogo y de concertación de propuestas de convierten en escenarios vitales para para superar las prácticas esclavistas