El pasado Domingo finalizó la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático – COP27, celebrada en Sharm el Sheij, Egipto durante dos semanas; este evento estratégico para las decisiones medioambientales recibió la visita de gobiernos, empresas privadas y líderes sociales del mundo para avanzar hacia la conservación sostenible de los bosques, la reducción de la deforestación en el planeta.

Colombia también estuvo presente con la intervención del Presidente de la Republica, Gustavo Petro, pero también con la participación de la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC en  epresentación de los Pueblos Indígenas del país.

La participación en la COP27 del Consejero Mayor de la ONIC, Orlando Rayo Acosta, y de los demás líderes del Movimiento Indígena en Colombia, marca un hito en la lucha por la defensa de la Madre Tierra, por primera vez tiene participación una delegación indígena en un escenario mundial de medio ambiente tan importante, este hecho sitúa al Gobierno Indígena de Colombia como un actor clave en la toma de decisiones en materia ambiental y minero energética del país, abriendo la discusión internacional sobre el tema ambiental, que debe leerse por los Pueblos Indígenas desde el ejercicio de Gobierno Propio y haciendo un llamado a la superación de los desafíos que enfrentamos los pueblos indígenas para acceder al financiamiento climático directo. De igual forma, posiciona a la ONIC en la lucha contra la deforestación; en su apuesta nacional por una transición energética con justicia social y climática; y prioriza la urgencia de protección que requiere los Territorios Indígenas.

La protección de la Amazonía ha sido una lucha abanderada por el Movimiento Indígena, siendo la apuesta estructural de la agenda ambiental, la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC ha venido posicionando las medidas de protección para todos los ecosistemas del territorio colombiano, reconociendo a las autoridades propias como interlocutores para articular las propuestas, programas y proyectos de “Colombia, Potencia Mundial de la Vida”.

Según el Informe “Amazonía Viva” de la COP27, el cual compila las amenazas presentes y las posibles soluciones para la preservación del pulmón del planeta, señala que “la pérdida de selva amazónica implica no poder cumplir con el objetivo marcado por el Acuerdo de París de limitar la temperatura global a 1,5 grados centígrados”, situación que encendió las alarmas en la Conferencia de las Partes, y luego del informe frente a la situación ecosistémica de Colombia, presentado por el presidente Gustavo Petro, se dio la noticia al mundo de la creación de un fondo para la protección de la Amazonía en el país, cuyo valor sería de 200 millones de dólares para su implementación en los próximos 20 años, a través de una alianza amazónica en la que inicialmente contaría con aliados como Venezuela y Brasil.
La participación de los indígenas se hace presente en la COP27 con la ONIC y los demás líderes y lideresas del Movimiento Indígena, quienes una vez más, llevaron la voz digna de los Pueblos y comunidades Indígenas del país para articular acciones estratégicas de carácter internacional por la defensa de nuestra Madre Tierra y la protección de la vida.