Continúa la controversia tras la decisión de la Procuraduría General de la Nación de suspender provisionalmente de su cargo al alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, por presunta participación en política.

Y del anuncio del presidente de la República, Iván Duque Márquez, quien nombró como mandatario encargado a Juan Camilo Restrepo, que venía desempeñándose como el Alto Comisionado para la Paz.

Después de este anuncio, Quintero arremetió contra el jefe de Estado, y manifestó que Restrepo no posee habilidad para este cargo: pues su esposa, Paola Andrea Gómez, sería una funcionara de la alcaldía de Medellín.

«El alcalde del GEA nombrado de forma irregular por el Presidente Duque está inhabilitado por tener a su esposa trabajando en la Alcaldía. Siguen violando la ley», trinó Quintero.

Pese a ello, Restrepo se posesionará este viernes. Aclaró que su esposa no trabaja directamente con la Alcaldía, sino que es contratista del Fondo de Valorización de Medellín y que dicha entidad es descentralizada de la ciudad. En otras palabras: es contratista.

«Hace más de siete años tiene un contrato de prestación de servicios con una entidad vinculada a la Alcaldía y es con Fondo de Valorización de Medellín, al asignarme como alcalde, ella va a renunciar a ese contrato para yo ejercer», indicó el burgomaestre encargado.

Respecto a este tema, Sandra Gordillo, abogada constitucionalista, respaldó esta decisión del presidente. «La inhabilidad no la tiene el alcalde, la inhabilidad la tiene la esposa del alto comisionado, ella debe renunciar al contrato y todo saldado», manifestó.

En medio de esta fuerte polémica, Quintero convocó una manifestación pública, al mejor estilo del candidato a la Presidencia, Gustavo Petro, con centenares de seguidores que se concentraron en la plaza de la Alpujarra.

«El presidente ha nombrado un alcalde fantoche, que pretende romper con la institucionalidad, lo que hace el presidente y lo que hace la procuradora Margarita cabello no es solo violar el debido proceso, sino violar el derecho de cada ciudadano que voto por mí», manifestó Quintero.

El alcalde tiene proyectado junto a su esposa y gestora social, Diana Osorio, acudir ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que intervenga en la decisión de la procuradora Margarita Cabello Blanco.