El creciente índice de asesinatos a los indígenas se dio justo este año, cuando la ONU declaró el 2019 como el de las lenguas indígenas. Según la entidad, las lenguas de los pueblos indígenas representan su sabiduría ancestral, sus costumbres y una cosmovisión particular ligada al territorio.

El 9 de agosto se conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Fue una oportunidad para que la comunidad demandara mayor atención y protección a sus líderes.

Tres meses más tarde, unos 150 indígenas vestidos con los colores rojo y verde que distinguen a la Guardia Indígenas y al Consejo Regional de Indígenas del Cauca (CRIC) llegaron a Bogotá para sumarse al Paro Nacional que inició el 21 de noviembre. Conforme pasaban los días, otros pueblos de Huila, Caldas, Valle del Cauca, entre otros, se unieron a las manifestaciones.

La violencia contra los indígenas no cesa. Este 22 de diciembre, Jairo Ortiz, cuidandero de Consejo Regional Indígena del Huila (CRIHU), fue asesinado en la población de Iquira (Huila). Las comunidades, especialmente del suroccidente del país, viven en zozobra. Hace exactamente un año, en diciembre, circuló un panfleto que le ponía precio a la vida de los líderes indígenas de las regiones.

Desde noviembre de este año, cuando se lanzó justiciarural.com, ese portal ha recogido los testimonios de líderes de varias comunidades, así como crónicas que le dan rostro a los indígenas que luchan sin descanso por la reivindicación y la defensa de sus pueblos. Este especial presenta sus historias.