El hecho ocurrió el pasado 31 de diciembre cuando un conductor del expreso Brasilia llegó al Terminal del Norte en Medellín y allí muy efusivamente lo esperaban sus hijos para abrazarlo a la medianoche.