16 personas han muerto por el consumo de este tipo de bebidas. En total, 28 personas han resultado intoxicadas.

Ante el incremento de casos de intoxicación por el consumo de licor adulterado, la Administración Distrital reforzó los operativos de inspección, vigilancia, control y prevención en establecimientos públicos para enfrentar el riesgo que se presenta para la salud y la vida de los habitantes de Bogotá por dicho consumo.

Entre el 24 de noviembre y el 7 de diciembre de 2022 se han presentado en la ciudad 16 muertes a causa de la intoxicación por el consumo de bebidas alcohólicas que se obtienen mediante destilación artesanal o preparaciones con alcohol industrial. En total, 28 personas se han intoxicado por el consumo de este tipo de bebidas, de las cuales 12 presentaron muestras de metanol en sus cuerpos.

Para enfrentar esta situación, se ha fortalecido el trabajo articulado entre diferentes entidades del Distrito, como las Secretarías de Salud, Gobierno, Seguridad e Integración Social. En esa labor de equipo, que ha contado con el apoyo de la Policía Nacional y el Invima, entre el 25 de noviembre y el 7 de diciembre se han llevado a cabo 131 operativos de inspección, vigilancia y control a bares de alto impacto en las 20 localidades de la ciudad.

Producto de esa intervención conjunta, 28 establecimientos se han cerrado; además, se han efectuado 59 operativos de verificación de alimentos y bebidas sanas y seguras, en los que se intervinieron 202 establecimientos.

Adicionalmente, en desarrollo de la estrategia de contención a la venta y consumo de licor adulterado, la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia ha efectuado seis operativos en las localidades de Rafael Uribe Uribe, Los Mártires, Usme, Chapinero y Santa Fe, donde se incautaron 365 botellas. Esta acción se desarrolla también en el resto de localidades de la ciudad.

De igual forma, la Policía Metropolitana de Bogotá -con su Seccional de Investigación Criminal- incautó 620 botellas de licor que no contaba con los registros de ley y el que estaría listo para su distribución. En este operativo, que fue adelantado en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, fueron halladas también cajas y estampillas que están siendo verificadas para comprobar su origen. Todo este material decomisado estaría avaluado en 250 millones de pesos.

Es importante señalar que quienes comercialicen, distribuyan, imiten o simulen bebidas alcohólicas, podrían incurrir en una sanción de 5 a 11 años de prisión, una multa de 1.500 salarios mínimos y el cierre definitivo del establecimiento comercial, por incurrir en estas conductas delictivas que atentan contra la salud publica;
Estas personas podrían estar inmersos en los delitos de corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico, además de imitación o simulación de alimentos, productor o sustancias. Las investigaciones y operativos continúan para encontrar a los responsables.

Se hace un llamado a los dueños y encargados de establecimientos comerciales para que se abstengan de comprar y vender bebidas adulteradas o que no cumplan con la norma sanitaria, ya que pueden ser cómplices de delitos que atentan contra la salud pública.

La Administración Distrital hace un llamado a la ciudadanía a seguir las recomendaciones al momento de adquirir bebidas alcohólicas, verificando que el punto de compra sea un comercio legal y autorizado; además, a que se abstenga de adquirir este tipo de productos en la calle.