Con una asistencia masiva en las tribunas, se llevó a cabo la primera jornada del Campeonato Panamericano Mayores de Levantamiento de Pesas que tiene como escenario el Palacio de los Deportes de la capital de la República.

El acto de inauguración contó con la presencia de representantes del levantamiento de pesas, local e internacional, además de un reconocimiento a los medallistas olímpicos María Isabel Urrutia y Óscar Figueroa.

Este certamen cuenta con el aporte del Ministerio del Deporte por más de 200 millones de pesos, además de un acompañamiento a la Federación Colombiana de Pesas, para esta vigencia, por más de 1.000 millones.

El oro no se hizo esperar en el Palacio de los Deportes. El ibaguereño Miguel Ángel Suárez puso la bandera nacional en lo más alto del podio y al himno a sonar con fuerza. En la división de los 55 kilogramos se quedó con las tres medallas doradas.

Miguel logró levantar 105 kilos en el arranque, mientras que en el envión consiguió 142, registro que además se convirtió en nuevo récord panamericano. La tercera medalla de oro fue gracias a la sumatoria y total de 247 kilogramos.

«Este ha sido un resultado muy importante para mi carrera, me he venido preparando bien y acá está el resultado. Le quiero dedicar estas tres medallas a Colombia, mi familia y todos los que me han ayudado en este proceso», destacó el pesista de la Selección Colombia.

La cosecha de oro no pararía, ya que llegó la competencia en la división de los 61 kilos hombres, en la que se hicieron presentes Habid de las Salas y Jhon Jairo Serna. Este último fue el mejor en la modalidad del arranque levantando 122 kilos, mientras que de las Salas se ubicó en la segunda casilla con 121.

Ya en el envión, el mismo Salas se colgó dos medallas de bronce, levantando 152 kilos en su segundo intento y 273 en el total.

Otra medalla del día para Colombia en el Panamericano de Pesas estuvo a cargo de Alejandra Álvarez Gómez en los 45 kilos. La deportista se quedó con el bronce en el arranque tras levantar 69 kilos, superada únicamente por las representantes de Brasil y Estados Unidos.

«Este es un evento exigente y hay que entregarlo todo, me quedo feliz con mi medalla y seguiré trabajando para continuar creciendo», aseguró la deportista de 19 años.