Organizaciones indígenas hicieron un llamado al gobierno nacional  por acciones  presentadas este último mes.

El control de los departamentos de Nariño, Putumayo y Cauca tienen en alto riesgo a indígenas awá y comunidades afro, según lo anunció la Defensoría, que resalta la dificultad de las poblaciones para movilizarse, así como el reclutamiento forzado de menores de edad.

Carlos Camargo defensor del Pueblo expresó “En la Defensoría del Pueblo hemos emitido esta Alerta Temprana por la disputa territorial entre grupos armados ilegales y por los hostigamientos armados, amenazas en contra de las comunidades y autoridades étnicas, confinamiento, homicidios y desplazamientos forzados. Estos escenarios afectan de manera directa los derechos territoriales, la autonomía y participación de estas comunidades étnicas”.

La defensoría también resalta la situación en el corregimiento de Jardines de Sucumbíos de Ipiales, y hechos puntuales registrados en Orito, San Miguel, Valle del Guamuez, Puerto Caicedo, Puerto Asís, Villagarzón (Putumayo) y Piamonte (Cauca), que ponen en riesgo a 49 comunidades awá, que, por las confrontaciones no pueden realizar labores de pesca o caza, a su vez no pueden acceder a zonas donde se realizan rituales.

El Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la Defensoría del Pueblo identificó reclutamiento forzado y uso de menores de edad por parte de grupos armados que les están ofreciendo entrar a sus filas.

Entre los hechos que se han presentado se encuentra el asesinato de Yobani Andrés Cabezas y Bautistas Ortiz, quienes salieron desplazados de Barbacoas y días después fueron encontrados muertos, junto a otras cuatro personas, en el Bajo Putumayo.