La Fiscalía acusó del delito de cohecho a Guillermo Grosso, expresidente de la extinguida Cafesalud EPS; y a los exrepresentantes de dos Institutos Prestadores de Salud (IPS), Luis Enrique Flórez Fontalvo y José Luis Mayorca Castilla, quienes están involucrados con actos ilícitos en el manejo de recursos.

Al parecer, los funcionarios recibieron el 10% de cada contrato que fue asignado para la atención integral de pacientes con cáncer en Bogotá y algunos municipios de los departamentos de Boyacá, Santander y Cundinamarca.

Grosso, entre febrero de 2015 y marzo de 2016, de manera irregular, extendió un contrato con ampliación de uno a tres años, aumentando el valor en más de 26.800 millones de pesos.

De otra parte, suscribió tres contratos con Mayorca Castilla. Uno por 110.826 millones de pesos, otro por 37.631 millones de pesos, y el tercero por 48.294 millones de pesos.

Los elementos probatorios dan cuenta que estas acciones terminaron favoreciendo a los contratistas con pagos, supuestamente, se hicieron en efectivo y a través de una tercera empresa de servicios de salud.

De igual forma, Grosso, luego de dejar su cargo como presidente de la desaparecida Cafesalud, habría recibido 2.496 millones de pesos.

Por lo anterior, el expresidente de Cafesalud EPS fue puesto a disposición de la juez penal del circuito de Bogotá, que hará la audiencia preparatoria para el mes de agosto.