Una fundación procedente de Turquía entregó 263 mercados a familias en los sectores de Campo Bello, Primavera y Villa Corelca del barrio Nelson Mandela, uno de los asentamientos con más pobreza en la ciudad histórica.

A través del programa de Seguridad Alimentaria y Nutrición del Plan de Emergencia Social, fueron priorizadas las familias ubicadas en estas zonas de la ciudad, ya que se encuentran entre los sectores periféricos más alejados y en mayor condición de pobreza, dificultando el acceso y disposición de alimentos que garanticen su seguridad alimentaria.

“Agradecemos al cooperante por estas donaciones que contribuyen a los propósitos colectivos por la seguridad alimentaria de familias en situación de pobreza extrema. Es un imperativo ratificar nuestro quehacer misional y mitigar los altos índices de pobreza que golpean a la ciudad, y se enfoca en liderar alternativas de bienestar en estas comunidades vulnerables«, dijo la directora del Plan de Emergencia Social Pedro Romero, Cielo Blanco Flórez.

La jornada contó con la participación de Jorge Villamizar, Cónsul General Honorario de la República de Turquía en Cartagena, quien señaló: «Extendemos nuestro agradecimiento a la Fundación IHH, quienes brindan ayuda a las poblaciones más vulnerables. En Cartagena, la pobreza es palpable, por tal motivo fue seleccionada por esta fundación privada para recibir estas donaciones».

La Humanitarian Relief Foundation (IHH), es una fundación privada legalmente constituida en #Turquía, se dedica a brindar atención humanitaria a víctimas de guerra, desplazamientos, y personas en situación de pobreza, o que han visto violentados sus derechos humanos y socioeconómicos fundamentales.

En atención a las familias cartageneras que viven en condición de pobreza extrema, IHH decidió realizar la entrega de los mercados en este barrio de la ciudad, generando el entusiasmo y agradecimiento de los beneficiarios.

“Cuando me enteré de que recibiría esta ayuda, me puse feliz. En mi casa no tenemos para las tres comidas al día; yo preparo un almuerzo que nos sirve también de cena. No hay para más. Solo tengo agradecimiento con Dios y con estas entidades por traer estas ayudas para mi familia y mi comunidad que tanto lo necesita”, afirmó Yorwis Ramos, residente del sector Campo Bello.

Otra familia beneficiada es la de Roxana Pérez, quien dijo: «El día que recibí la llamada para informarme que me darían esta ayuda, fui muy feliz, ese día no teníamos nada que comer. Nosotros no tenemos para las tres comidas al día, y estas ayudas son una bendición».