Pasaron ocho partidos, en tres competencias distintas, para que Deportes Tolima pudiera -por fin- hacer historia a lo grande en territorio brasileño.

El conjunto ‘Pijao’, de las ‘cenizas’ que representaba la derrota parcial, sacó la jerarquía que tanto se le ha pedido a nivel internacional y en una noche que será recordada por los hinchas logró su primera victoria en el país de la Samba, en torneos Conmebol.

El ‘Vinotinto y Oro’ venció en el minuto de Dios (90+5′) al América Mineiro de Belo Horizonte, en el marco de la tercera fecha del Grupo D de la Copa Conmebol Libertadores.

Y de esta manera se metió en la lucha por un cupo a los octavos de final del certamen, algo que solo ha logrado una sola vez en ocho participaciones previas. Y, ni más ni menos, le permitió llegar a la semifinal, en 1982.

En el momento que más lo necesitaba, este triunfo llegó como la ratificación de la excelente campaña como foráneo en la era del entrenador ibaguereño Hernán Torres Oliveros.

Los de la ‘Tierra Firme’ sumaron su primera conquista tras apenas un punto de 24 posibles, en cinco cotejos previos en la Copa Libertadores, dos más en la desaparecida Copa Conmebol, y uno en la Copa Sudamericana.

Aunque un capítulo de la historia ya estaba escrito, con el empate (0-0) al ‘todopoderoso’ Corinthians de Ronaldo y Roberto Carlos en aquel 2011, de la mano del propio Torres, hacía falta salir ganador en un país tan exigente como el brasileño.

En donde, incluso, sufrió su derrota más dolorosa, la de aquel (6-1) frente al Cruzeiro -de Belo Horizonte- por lo que este resultado es toda una revancha.

A ello se suma la racha que arrastra lejos del Murillo Toro, no solo en las plazas del país, sino también la que empieza a gestarse en el continente. De los últimos 27 juegos, únicamente en uno conoció la derrota, ganó 12 más y empató en 14, en un balance de ensueño.

Antes de este cotejo, venía de empatarle (2-2) a Independiente del Valle de Ecuador, en choque en que se quedó a minutos de ganar.

Para alcanzar a dimensionar la heroica victoria de la ‘tribu’, basta con recordar el dato del estadígrafo español ‘Míster Chip‘: Plata, con su gol a los 94’ 45″, anotó el tanto más tardío en suelo brasileño de un club visitante, que haya representado un triunfo en la historia de la Copa Libertadores.

En el mismo minuto que lo hizo Gonzalo ‘Pity’ Martínez con River ante Gremio, en la semifinal de 2018 (1-2).