Eliecid Ávila, concejal reelecto de Tuluá, falleció en la madrugada de este martes, a causa de las heridas provocadas en el atentado que sufrió la noche del pasado 31 de diciembre. El funcionario se encontraba departiendo con su familia esperando el año nuevo cuando fue atacado indiscriminadamente por sicarios.

Ávila fue trasladado a un centro médico, donde fue intervenido quirúrgicamente. Si bien mantuvo los signos vitales durante varias horas, las heridas fueron mortales. Según la subdirectora de la Policía Nacional brigadier general Sandra Patricia Hernández Garzón, el concejal recibió el disparo en la cabeza.

Aunque hubo rumores de que el político había fallecido cuando se conoció el suceso, las autoridades habían confirmado el pasado lunes que Ávila se encontraba con vida, bajo diagnóstico reservado-

“Lamentamos informar que nuestro amigo el doctor Eliecid Ávila en horas de la madrugada de este 02 de enero, infinitas gracias a todos por sus oraciones”. Con ese mensaje, los familiares del concejal comunicaron a la opinión pública, su fallecimiento.

Las autoridades buscan a los responsables

La gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, quien había ordenado dar 50 millones de pesos como recompensa a quien brindara información que permitiera capturar a los responsables se expresó por el fallecimiento de Ávila.

Además, señaló que la información que se conoce es que Ávila había recibido amenazas durante la campaña electoral. En ese periodo, habían hecho tiros contra su vivienda, hecho que podría estar relacionado con la cercanía que tenía con el alcalde, Gustavo Vélez Román.

La gobernadora anunció la creación de un frente con los alcaldes del área metropolitana para abordar conjuntamente el problema de la delincuencia en los municipios. Además, solicitó a la Policía y al Ejército fortalecer la presencia en la zona rural de Jamundí. “El trabajo articulado con la Fuerza Pública será fundamental para recuperar el control territorial del Valle y el Suroccidente”.

Comparte en tus redes