Tras el anuncio de Elon musk de renovar Twitter se han presentado muchas renuncias y despidos en la compañía.

Más de la mitad de los empleados que llevan años desarrollando la red social Twitter han anunciado despidos masivos y desencuentros con Musk, otros aseguran que por negarse a atacar su última política de trabajar mucho y muchas horas.

Twitter acaba de avisar a los empleados de que, con efecto inmediato, todos los edificios de sus oficinas están cerrados temporalmente y que el acceso con tarjeta de identificación está suspendido, como ha adelantado Zoë Schiffer una de las directivas del medio Platformer.

Todo apunta a que Musk teme un sabotaje por parte de la plantilla de Twitter, después de semanas de constantes desencuentros con todo el equipo que conformaba la red social. Otra hipótesis es que, con tal recorte de plantilla, ahora mismo la directiva ya ni sabe quién tiene derecho a entrar a la oficina y quién no.

Se anunció también que el cierre de las oficinas se realizará hasta el próximo 21 de noviembre, es decir, el domingo, de acuerdo con las informaciones iniciales. Mientras tanto se ha alertado a los trabajadores que «por favor, sigue cumpliendo la política de la empresa absteniéndote de hablar de información confidencial de la empresa en las redes sociales, con la prensa o en cualquier otro lugar».