Mediante la Resolución No. 2444 del 14 de abril de 2021, la Superintendencia de Transporte declaró responsable a la Dirección de Tránsito de Bucaramanga de no ejercer un control efectivo y eficiente durante la anterior administración municipal, para que la prestación del servicio público de transporte se realice bajo las políticas de legalidad establecidas por el Gobierno Nacional.

El Superintendente de Transporte, Camilo Pabón Almanza, destacó que “no realizar control al transporte ilegal ya ha causado investigaciones y condenas en varios municipios. Y es que no puede ocurrir que los mandatarios prometan no hacer controles o dejar de cumplir su deber frente a los ciudadanos de luchar contra el transporte ilegal en su jurisdicción”.

Además de la imposición de una multa, la entidad emitió órdenes administrativas para regularizar el control del transporte ilegal en esa jurisdicción, que incluyen adoptar medidas para garantizar la inmovilización de vehículos particulares cuando se utilicen para realizar
transporte público, así como para garantizar la cancelación de licencia de conducción cuando se sorprenda a un conductor reincidiendo en la prestación de transporte ilegal.

También se definió la emisión de una instrucción interna en la que se le prohíba a cualquier funcionario público de la administración municipal de Bucaramanga emitir declaraciones en las que se apoye la prestación del servicio público de transporte informal o ilegal, o pueda generar dicha percepción en la comunidad; contar con un programa permanente para controlar el transporte ilegal e informal en la ciudad, sin limitarse al fenómeno del mototaxismo, y crear un cronograma anual donde se programen todos los operativos de control a la informalidad y la ilegalidad en Bucaramanga a realizar durante lo que queda de 2021, entre otros.

El incumplimiento de estas órdenes de la Superintendencia podrá ser sancionado con multas de hasta 700 salarios mínimos mensuales legales vigentes (smmlv).