El Vocero del Gobierno chino advirtió el efecto negativo sobre las naciones por las altas tasas, por su parte el Ministerio de Hacienda aseguró que no hay necesidad de más apretones.

El mundo entero se encuentra atemorizado frente a las tasas de interés por parte de los bancos centrales de cada nación, para tratar de controlar la disparada de la inflación, que subía y subía después de un año austero, promovido por las cuarentenas implementadas en la crisis sanitaria, pero ahora se están pagando las consecuencias.

La subida de tasas de interés está siendo tema de análisis en Davos (Suiza), donde se celebra el Foro Económico Mundial, y fue el vocero de China uno de los que se refirió al tema, aunque también lo hizo el ministro de Hacienda colombiano, José Antonio Ocampo, quien forma parte de la delegación del presidente Gustavo Petro en el evento global.

El costo de vida sigue haciendo mella en los bolsillos de los hogares y, en este 2023, amenaza más que nunca con frenar en seco la economía, pues con altos precios la gente disminuye el consumo, lo que a su vez lleva a que se reduzca la producción.

Por esa razón, esa carestía fue puesta en Davos como uno de los grandes desafíos para este año, mientras que el viceprimer ministro chino, Liu He, expresó su preocupación por los ‘efectos secundarios’ para los países emergentes y en desarrollo, de las subidas de tasas de interés de los principales bancos centrales.